Los comercios de alimentos son de los pocos que están subsistiendo frente al avance del coronavirus
Los comercios de alimentos son de los pocos que están subsistiendo frente al avance del coronavirus

Así como ocurre en otros países del mundo, el avance del coronavirus en la Argentina no sólo tendrá consecuencias sanitarias para la población, sino también económicas. Y la peor noticia es que no se sabe cuál será el pico de la pandemia en el país y cuáles serán los efectos en materia de actividad y empleo.

Hoy el escenario ya es crítico para algunos sectores y muy incierto para la gran mayoría, justamente debido a que se desconoce cuándo y con qué consecuencias terminará la pandemia. Infobae realizó un relevamiento de algunos de los principales sectores económicos y hay algunos, los más afectados, que ni siquiera saben cómo pagarán los sueldos y los impuestos a fin de mes.

Hotelería y gastronomía

Es una de las actividades más afectadas por la crisis, a partir de todas las decisiones que se han tomado desde el gobierno para frenar la circulación del virus. A los hoteles se les fueron cayendo las reservas, primero desde el extranjero y luego a nivel nacional, y recientemente el escenario se agravó aún más a partir de la norma del Ministerio de Turismo que establece que tampoco pueden alojarse argentinos en los hoteles entre el 16 y el 31 de marzo.

Los hoteles han visto caer sus reservas en un 100% y la ocupación se va deteriorando cada vez más y va a llegar a 0. A su vez, la gastronomía redujo su trabajo en más de 50% en algunos lugares y en otros directamente está cerrada. La situación del sector es alarmante”, aseguró a este medio la titular de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica (Fehgra), Graciela Fresno.

Las reservas de los hoteles cayeron en un 100% y muchos restaurantes están cerrados o al 50% de su capacidad
Las reservas de los hoteles cayeron en un 100% y muchos restaurantes están cerrados o al 50% de su capacidad

La directiva planteó que “en la medida en que este escenario se mantenga, se va a ir complicando más y será difícil pagar salarios y cumplir con las obligaciones tributarias”. La entidad ya le llevó sus reclamos al Gobierno y si bien algunas medidas fueron tomadas ayer, todavía no son suficientes, aseguró Fresno, quien agregó que hacia adelante están avizorando un escenario aún peor debido a que las autoridades les aseguran que el pico del virus llegará en un mes o dos.

Comercio

El sector comercio en general es uno de los más perjudicados. Si bien los hoteles y restaurantes reciben en forma directa el impacto de la parálisis del turismo, en general todos los comercios, excepto los supermercados, se encuentran prácticamente vacíos desde hace varios días. De hecho, los shoppings quedaron abiertos, pero con fuertes restricciones para el ingreso del público.

El temor al contagio y la “cuarentena”, forzosa o voluntaria, que muchas personas están haciendo generó poca circulación por las calles y, por ende, en los negocios. Los supermercados tuvieron un pico de demanda durante el fin de semana que ya mermó, aunque siguen funcionando normalmente por tratarse de un rubro esencial.

El panorama hoy es tétrico, si se puede utilizar una palabra. No sabemos cómo se van a pagar los sueldos. Es el día a día. A fin de mes también hay que pagar los impuestos. Si bien el Gobierno ha anunciado medidas interesantes como la suspensión del pago de las cargas patronales, hay otros tributos. Además, ¿cómo hacen las empresas que tienen créditos para pagarlos si tienen las puertas cerradas?”, se preguntó el secretario de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Mario Grinman, quien agregó: “No hay prácticamente gente en los comercios. La gente tiene temor y es lógico”.

Los shoppings siguen abiertos, pero hay restricciones en cuanto a la cantidad de personas que pueden estar adentro
Los shoppings siguen abiertos, pero hay restricciones en cuanto a la cantidad de personas que pueden estar adentro

Grinman agregó que “en los próximos meses habrá graves problemas económicos porque por más que el virus esté controlado, los resabios quedan y los impactos económicos tardan en volver a acomodarse, mucho más acá que venimos muy golpeados. Muchos van a quedar en el camino".

Hay algunos comercios, especialmente marcas de ropa o calzado, que decidieron cerrar sus puertas en los shoppings, por ejemplo, y siguen con la venta online. De esta manera, minimizan el contacto con los clientes y pueden darle home office a sus empleados.

Actividad manufacturera

En el caso del sector industrial, la situación hoy no es compleja como en el rubro comercio donde ya se están perdiendo las ventas, pero será el próximo sector que lo sufra. De hecho, en algunas cadenas, como la automotriz, ya comenzaron los problemas para producir por falta de algunos insumos.

El inconveniente no sólo puede surgir con inconvenientes en el transporte de los insumos, como ya ha habido casos, sino también con el hecho de que por las licencias otorgadas sumado al hecho de que los trabajadores quieren evitar sus lugares de trabajo por temor al contagio, hay menos gente en las plantas y ello afecta la operación habitual de esa fábrica.

Por otra parte, al haber menos consumo, ello se trasladará en menor producción a la larga. “Hasta ahora, en la mayoría de los sectores industriales se había frenado la baja, pero hoy vamos a una recesión nuevamente. Se frenó el ingreso de extranjeros, la gente no compra, no podés pensar que no va a haber recesión”, analizó el titular de la UIA, Miguel Acevedo, quien agregó que el problema más grande que avizoran es cómo se pagarán los salarios cuando avance esta situación.

La industria automotriz ya se está encontrando con dificultades para producir por falta de algunas piezas
La industria automotriz ya se está encontrando con dificultades para producir por falta de algunas piezas

En el caso del sector automotriz había una decisión coordinada de terminales y autopartistas de anunciar una cuarentena por 9 días para evitar problemas de abastecimiento en la industria, ante algunos problemas que habían comenzado a aparecer. Finalmente el gremio de Smata no lo aceptó y el plan quedó en la nada.

En el sector anticipan que, de una forma u otra, la producción de algunos vehículos quedará paralizada. “Sabemos que deberemos hacer los mejores esfuerzos para que el fuerte impacto negativo en la actividad productiva sea el menor posible, aunque sin dudas será muy relevante”, anticipó el director ejecutivo de la Asociación de Fábricas de Autocomponentes (Afac), Juan Cantarella.

Construcción

El sector de la construcción es otro de los que tendrá una reacción más lenta a esta nueva crisis. Por ahora, en las obras se está trabajando normalmente, aunque con la salvedad de los grupos de riesgo, como los mayores de 60, los que tienen enfermedades respiratorias, o los que tienen niños en edad escolar a cargo.

La gente empieza a querer no estar tan expuesta y a tener que estar más presente en su casa por un montón de situaciones y eso va a ir menguando la actividad, lo que a la larga provocará un freno de las obras y una dificultad para pagar sueldos”, afirmó el flamante titular de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), Iván Szczech, quien recordó que el sector perdió unos 47.000 empleos desde diciembre y que con este escenario la situación podría agravarse.

Las obras de construcción no se frenaron, pero hay menos gente en las obras y esperan una ralentización
Las obras de construcción no se frenaron, pero hay menos gente en las obras y esperan una ralentización

Por otra parte, el hecho de que haya disminuido sensiblemente la cantidad de empleados administrativos en el Estado por la “cuarentena” les hace presuponer que también se ralentizarán los envíos de fondos contra certificados de obras, lo que afectará la obra pública. “Nosotros esperamos que estos anuncios que se hicieron ayer, como los créditos Procrear, muevan al sector. Se va haciendo lo que se puede y nosotros iremos reclamando las medidas necesarias para que las empresas puedan seguir trabajando”, aseguró el presidente de la cámara.

Sector agropecuario

El campo es de los menos afectados por esta crisis provocada por la pandemia del coronavirus. En la actividad agrícola, se trabaja con pocos empleados y el único riesgo que avizoran en el sector es que surjan inconvenientes con el transporte de los granos, en las próximas semanas cuando comience la cosecha gruesa. Pero el productor puede tranquilamente cosechar y dejar su producción en acopios hasta que pueda enviarlo al puerto directamente.

Consultado al respecto, el titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, aseguró que “el campo tiene que seguir funcionando. En la cadena de la carne, hay que faenar y proveer el alimento que necesita la gente; lo mismo con la fruta, hay un tiempo para cosecharla”. En el caso de la cosecha gruesa, el dirigente afirmó que “cuando se abren las ventanas climáticas, hay que hacer el trabajo porque si no, los riesgos son enormes”. “Pero ahí el impacto es mínimo. Son circuitos cerrados y de baja carga de gente trabajando. Y luego hay que tomar las precauciones pertinentes con los transportistas”, aseguró.

Con respecto a la infraestructura de los puertos, Pelegrina afirmó que se modernizaron mucho en el último tiempo y hay importantes playas de espera para que no se produzcan importantes aglomeraciones de gente. Por lo tanto, si dejan ingresar los buques, no habría inconveniente alguno, analizó el ruralista.

Servicios del conocimiento

La economía del conocimiento es uno de los que mejor puede pilotear esta crisis, que llevó a muchos sectores a realizar home office. Sucede que en esta actividad, ya de por sí el trabajo es muchas veces a distancia.

Como economía del conocimiento, somos de los sectores que más podemos continuar con el nivel de actividad porque, o bien se trabaja en la casa, o bien trabajás para proyectos en el exterior afuera, por ende, de forma remota”, afirmó a este medio el director ejecutivo de Argencon, Luis Galeazzi.

El sector del conocimiento es de los menos afectados por ahora, aunque aún esperan la sanción de la nueva ley, demorada en el Congreso por el coronavirus
El sector del conocimiento es de los menos afectados por ahora, aunque aún esperan la sanción de la nueva ley, demorada en el Congreso por el coronavirus

Sin embargo, el coronavirus igualmente les afectó. ¿En qué? En que el Congreso se encuentra prácticamente paralizado y quedó sin tratamiento el proyecto de ley que modificaría la norma para el sector sancionada durante el gobierno de Mauricio Macri. “Las empresas de software perdieron en enero todos los beneficios, con la expectativa de que se iba a recuperar con la nueva ley. Pero el panorama ahora es que se van a acumular varios meses sin esas ventajas”, señaló el directivo.

Por otra parte, si esta crisis se extiende como está sucediendo en el mundo, las empresas lo sentirán en algún momento porque sus clientes se verán golpeados y no contratarán nuevos proyectos, estiman en el sector. Ese efecto indirecto no está medido, pero aseguran que algún impacto va a haber.

Seguí leyendo: