Los mercados internacionales evalúan las definiciones de los bancos centrales. (Reuters)
Los mercados internacionales evalúan las definiciones de los bancos centrales. (Reuters)

Una rueda volátil en el exterior interrumpió la recomposición de carteras tras el reciente desplome de los mercados. El temor a que el coronavirus desemboque en una recesión global no consigue disiparse a pesar aún cuando la Reserva Federal de los EEUU aportó una esperada señal de estímulo para los negocios financieros, con un recorte en 50 puntos básicos de la tasa de referencia, próxima al 1 por ciento.

El S&P Merval de ByMA (Bolsas y Mercados Argentinos), que logró negociar en zona positiva la mayor parte de la jornada, finalmente sucumbió a la corriente externa y concluyó con una baja de 0,7% a 35.999 puntos, luego de haber recuperado 3,7% el lunes. Quedó así en compás de espera el rebote técnico, tras acumular durante la semana pasada una merma del 9,4 por ciento.

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) decidió recortar los tipos de interés de referencia en medio punto, para dejarlos en un rango entre el 1% y el 1,25%, con el fin de impulsar la actividad económica y combatir los efectos perjudiciales de la expansión del coronavirus en la economía mundial.

El banco central estadounidense adoptó por sorpresa esta decisión después de una reunión con los demás socios del G7, que agrupa a las economías más desarrolladas del mundo, que reafirmaron su compromiso de utilizar todas las herramientas adecuadas, para hacer frente a los riesgos ligados a la expansión mundial del coronavirus.

Mientras las bolsas globales pasaron a números rojos, los activos argentinos conservan la tónica alcista

Pero el temor a una recesión o desaceleración abrupta se volvió a imponer sobre la optimismo por los estímulos financieros. Los principales indicadores de Wall Street llegaron a caer 3% en la media rueda, mientras que las bolsas europeas redujeron sus ganancias. La creciente demanda por bonos del Tesoro de EEUU, natural refugio en circunstancias de incertidumbre, elevó los precios de estos títulos en el mercado secundario, con la consecuente caída de las tasas de retorno, por debajo de 1% por primera vez en la historia.

Por ahora, no fueron suficientes para apuntalar los precios ni la decisión de la Fed ni las escasas definiciones en la reunión del G7, que se mostró dispuesto a tomar medidas para luchar contra el coronavirus, aunque sin comprometerse explícitamente a adoptar ninguna decisión.

“Dados los posibles impactos de coronavirus en el crecimiento global, reafirmamos nuestro compromiso a utilizar todas las herramientas políticas adecuadas para lograr un crecimiento fuerte y sostenible y proteger contra los riesgos a la baja”, afirmó el G7 en un comunicado.

La Fed bajó medio punto las tasas de interés en una decisión de emergencia por el coronavirus

Añadió que los ministros de Finanzas del G7 “están listos para tomar medidas, incluidas, las fiscales cuando sea apropiado, para ayudar en la respuesta al virus y apoyar la economía durante esta fase”.

Los bancos centrales del G7 “continuarán cumpliendo sus mandatos, apoyando así la estabilidad de precios y el crecimiento económico mientras mantienen la capacidad de recuperación del sistema financiero”, concluye el comunicado.

Desde Portfolio Personal Inversiones consideraron que puede darse una estabilización de los mercados en el corto plazo si se confirman “medidas de estímulo fiscal y monetario de forma coordinada por el G-7 para compensar los efectos de la epidemia sobre el crecimiento. Además, de yapa: se estará sobre el análisis de lo que deje el supermartes electoral en los EEUU”.

El Riesgo País de Argentina, realizado por el banco JP Morgan, caía 0,9% ó 20 unidades, a 2.224 puntos básicos, desde los 1.769 anotados a finales del 2019 y las casi 2.600 unidades registradas en septiembre pasado.

“Compartimos el consenso de los inversores en general de que el Gobierno tiene muchos incentivos para evitar un default, lo que establece un piso para los precios de los bonos rondando los 40 dólares para los bonos globales largos”, indicó un informe de Balanz Capital.

La tasa de los bonos del Tesoro de EEUU a 10 años rompió el piso de 1% por primera vez en la historia

Mucho mejor estuvo el panorama para los bonos soberanos, si se toma en cuenta la mala racha de las acciones. Los precios de los bonos soberanos de referencia en dólares avanzaron 1% en promedio.

El Gobierno argentino, que mantiene reuniones técnicas con funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI), contrató a la firma Lazard para el asesoramiento financiero y a los bancos Bank of America y HSBC como agentes colocadores para el proceso de reestructuración de deuda que aspira a concluir a fin de marzo.

En Argentina, el dólar mayorista subió otros cinco centavos, $62,31, mientras que en bancos del microcentro porteño se ofreció a $83,86 en promedio, por la aplicación del impuesto “solidario” del 30 por ciento.

Agentes del mercado mayorista coincidieron en que el Banco Central adquirió en la rueda unos USD 150 millones en el tramo final de negocios.


SEGUÍ LEYENDO: