La Emilia denunció a Zanella a fines del año pasado por “irregularidades” en la venta de la empresa.
La Emilia denunció a Zanella a fines del año pasado por “irregularidades” en la venta de la empresa.

Se abrió un nuevo capítulo en la disputa legal entre tres de las marcas más importantes de motos del país.

La empresa La Emilia, propietaria de Motomel, denunció a mediados de diciembre irregularidades en la venta de la firma Zanella, al entender que la oferta que realizó ante el juzgado Civil 4 de San Luis para quedarse con la marca duplica el monto propuesto por Industria Metalúrgica Sud Americana (IMSA), dueña de Corven Motos. En ese sentido, acusó a su competidora de querer levantar el concurso de acreedores que atraviesa hace 17 años para “vender a precio vil y sin autorización de la Justicia”.

No estamos obstaculizando la venta de Zanella, ofrecimos el doble que Corven y la continuidad laboral. Están esperando a levantar el concurso de acreedores que ya lleva 17 años para vender a precio vil y sin autorización de la Justicia (Meller)

La oferta de Corven, por un monto de USD 1,17 millones, fue aceptada por el juez Agustín Ruta. Pero el magistrado fue recusado y apartado ante la denuncia de Motomel y el expediente ahora está en la Sala I de la Cámara Civil de San Luis. La continuidad del caso se podría definir este mes.

Cabe recordar que Motomel denunció a Zanella a fines del año pasado por “irregularidades” en la venta de la empresa al entender que la oferta que le realizó ante la justicia de San Luis, por USD 2,45 millones, duplica el monto propuesto por Corven.

La oferta de IMSA, dueña de Corven Motos, para quedarse con Zanella fue por USD 1,17 millones
La oferta de IMSA, dueña de Corven Motos, para quedarse con Zanella fue por USD 1,17 millones

En ese contexto, alertaron sobre un posible vaciamiento empresario por parte de Zanella al pretender vender sus activos y sus marcas a un valor muy inferior al que se ofrece en el expediente judicial en el que se sigue el concurso preventivo. Así lo expresó el titular de la compañía Marcelo Meller, quien en declaraciones a Infobae rechazó las acusaciones de su competidora de pretender “boicotear, obstaculizar e impedir la disposición de ciertos activos” de la marca y aseveró que su empresa no solo ofreció el doble que Corven sino que asegura la continuidad laboral en San Luis.

“No estamos obstaculizando la venta de Zanella, ofrecimos el doble que Corven y la continuidad laboral. Están esperando a levantar el concurso de acreedores que ya lleva 17 años para vender a precio vil y sin autorización de la Justicia”, aseguró el dueño de Motomel.

Y se preguntó: “Zanella tiene un acreedor al que le deben siete millones de dólares. Si se desprenden del activo más importante de la compañía por un millón doscientos mil dólares, ¿cómo van a enfrentar su pasivo?”.

Fuentes cercanas a Zanella dijeron a Infobae que el concurso de acreedores estaba en su etapa final, que los dueños recibieron una oferta de Corven que había sido aprobada tanto por el síndico que lleva adelante el concurso como por el juez que participa de él.
Fuentes cercanas a Zanella dijeron a Infobae que el concurso de acreedores estaba en su etapa final, que los dueños recibieron una oferta de Corven que había sido aprobada tanto por el síndico que lleva adelante el concurso como por el juez que participa de él.

En ese sentido, Meller consideró que si la Justicia se ajusta a derecho, va a determinar que la oferta de su compañía es la mejor para todas las partes. “O determinará una compulsa de precio y ahí quien más oferte se quedará con la marca”, señaló.

La crisis de Zanella

Zanella viene de un año en el que cerró sus plantas en el interior del país —Mar del Plata, San Luis y Córdoba— y de una serie de despidos en su fábrica histórica de Caseros que incluyó el remate de parte de sus bienes.

A través de un comunicado, la compañía denunció en enero que Motomel irrumpió sin legitimación alguna, en el expediente judicial del concurso preventivo de la empresa, “intentando boicotear, obstaculizar e impedir la disposición de ciertos activos que pretende gestionar en el legítimo uso de sus derechos y atribuciones, y en el marco de la libertad contractual y el derecho de propiedad, de raigambre y protección constitucional”.

Fuentes cercanas a Zanella dijeron a Infobae que el concurso de acreedores estaba en su etapa final, que los dueños recibieron una oferta de Corven que había sido aprobada tanto por el síndico que lleva adelante el concurso como por el juez que participa de él. Agregaron que la empresa entiende que no se trata de una subasta sino que sus dueños pretenden vender la marca para avanzar con su reactivación y de la producción en su fábrica de San Luis.

Queremos que al que más trabajo ofrezca y más pague por esta operación, se quede Zanella en un acto transparente. Apuntamos a que sea nuestra, pero si otra empresa paga más lo aceptamos. Queremos perder en la cancha (Meller)

Asimismo destacaron en un comunicado que Motomel busca “inmiscuirse en una contratación privada entre partes, pretendiendo una suerte de proceso de mejoramiento de ofertas que no existe en el marco de un concurso preventivo, donde Zanella conserva la administración de sus bienes y es la única que puede decidir a quién vende”.

No obstante, desde Motomel aseguran que lo único que pretenden es que Zanella le venda la marca a quien más pague y a quien más beneficio le dé a la continuidad laboral.

“Nuestra oferta es de pago al contado y está ratificada en el juzgado. Sabiendo que es un caso de conocimiento público esperamos que se resuelva pronto. Queremos que al que más trabajo ofrezca y más pague por esta operación, se quede Zanella en un acto transparente. Apuntamos a que sea nuestra, pero si otra empresa paga más lo aceptamos. Queremos perder en la cancha”, concluyó Meller.

Lo cierto es que finalizada la feria judicial se comenzará a definir cuál es el futuro de Zanella: si quedará en manos de Corven Motos, si será propiedad de Motomel o si la Justicia determina que otros jugadores del mercado pueden ingresar en la disputa.

Seguí leyendo: