Mañana agitada en la Bolsa de Comercio cuando la cotización del dólar llegó a 40 pesos - Crédito: Guille Llamos
Mañana agitada en la Bolsa de Comercio cuando la cotización del dólar llegó a 40 pesos - Crédito: Guille Llamos

El dato que hacía ruido volvió a su lugar. El futuro del dólar a fin de este mes cayó nada menos que $ 2,45. El lunes había cerrado en $ 66,85 y había hecho mucho ruido en los inversores porque el jueves anterior había cotizado a $ 64,40. Finalmente, en el día de asunción del nuevo presidente, este mercado se puso en su lugar y el dólar futuro bajó en una rueda con una leve intervención del Banco Central, $ 2,65 y cerró en $ 64,20.

De todas maneras, cuando faltan 20 días para terminar el mes, es un precio elevado, ya que el dólar mayorista cerró en el mercado de contado a $59,85, lo que representó una baja de 10 centavos. Hubo liquidación póstuma de exportadores que permitieron que sobre el final se equilibrara el precio de la divisa. Es más, la banca oficial salió a comprar para que el dólar se estabilice.

Esta fue la última intervención de la mesa de dinero del Banco Central en la era Macri y se puede decir que le deja un buen saldo al sucesor de USD 15 mil millones de reservas de libre disponibilidad que le permitirán ganar tiempo en la renegociación de la deuda.

De hecho, Guido Sandleris se despidió de su cargo de presidente del Banco Central, dejando una suba simbólica en las reservas de USD 4 millones que las elevaron a 43.788 millones. El gobierno saliente tiene en su haber, que le dejó una cantidad considerable de reservas a Alberto Fernández. Más de las que recibieron cuando asumió a fines de 2015.

En tanto, el dólar en todas sus formas, tuvo bajas. La excepción fue en bancos y casas de cambio donde aumento 5 centavos y cerró a $ 53,04. Pero el dólar libre perdió 25 centavos y terminó la rueda en la plaza marginal a $ 69,50.

Los dólares alternativos fueron los más golpeados. El contado con liquidación bajó a $ 1,46 (1,9%) a $ 72,79, mientras el Dólar Bolsa o MEP, cedió 61 centavos (-0,82%) a $ 72,79.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

El índice que desentonó fue el de la Bolsa. El S&P Merval bajó nada menos que 4,81% con negocios por $ 529 millones. Este volumen es 40% inferior a lo que se venía operando en las últimas ruedas.

Los papeles que peor la pasaron fueron los de los bancos y empresas energéticas. El movimiento se ve lógico -si alguna lógica hay en los mercados- porque en la plataforma para los primeros seis meses de gobierno hay un congelamiento de tarifas y la amenaza de algún impuesto a los bancos.

De hecho, la mayor baja fue la de Banco Supervielle (-7,49%), seguido de Banco Macro (-7,29%) y Banco Galicia (-6,83%). Entre las empresas de energía las más castigadas fueron Edenor (-6,21%), Transener (-6,07%) y Pampa Energía (-5,35%). Transportadora Gas del Sur y Transportadora Gas del Norte, tuvieron pérdidas de más de 4%. Las dos acciones que subieron fueron CableVisión (+2,74%) y Aluar (+1,97%).

Los ADR’s argentinos -certificados de tenencia de acciones que cotizan en Wall Street- tuvieron rueda que hizo olvidar la euforia del lunes. Las empresas de energía fueron más golpeadas que los bancos. Edenor perdió 8,23% y Pampa Energía, 6,62%. Entre los bancos las mayores caídas fueron para Supervielle con 5,42% y Macro con 5,28%.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

Los bonos de la deuda, cortos y medianos, fueron los más afectados por escuchar de boca del nuevo presidente, la palabra default. Por eso el Bonar 2020 retrocedió 2.51% y el Bonar 2024 que se utiliza para operaciones de contado con liquidación, 3,43%.

El hecho de que los bonos largos, que son los que inciden en la medición del riesgo país, no hayan tenido cambios en sus precios, hizo que el indicador del JP Morgan quedara casi sin cambios -cedió una unidad- en 2.183 puntos básicos.

De aquí en más el mercado necesitará precisiones para no desenvolverse en esta ambigüedad. Las miradas estarán puestas en el precio del dólar, porque si hay aumento de retenciones y crece el gravamen a las exportaciones que actualmente está en $ 4 por dólar, querrán saber si la divisa subirá de valor en el mercado oficial.

También observarán la negociación de la deuda que llevará adelante el nuevo ministro de Economía, Martín Guzmán. Para Alberto Fernández, ésta es la clave de su gestión, al punto que dijo que el presupuesto de 2020 no se aprobará hasta después de su renegociación.

Seguí leyendo: