El dólar mantuvo la estabilidad en el inicio de diciembre y se vendió debajo de 63 pesos

En lo que va de 2019 la divisa de EEUU gana un 59%, por encima de la inflación en torno al 48% acumulado en los once meses del corriente año. Cedieron el “liqui” y el dólar libre

jgasalla@infobae.com
El precio de la divisa concretó un mes de "calma extrema" por el ajuste de los controles. (Shutterstock)
El precio de la divisa concretó un mes de "calma extrema" por el ajuste de los controles. (Shutterstock)

A cinco jornadas hábiles del traspaso de mando presidencial, el dólar mantuvo el sendero de acotada volatilidad, tal como se propuso el Banco Central con el ajuste de las restricciones cambiarias que redujeron la demanda para atesoramiento a escasos USD 200 mensuales.

Como era de prever, esta semana se observa una demanda más pronunciada, debido a la compra de divisas por parte de ahorristas de la mano del cobro de los salarios de noviembre. Aunque el ingreso de divisas aportadas por los exportadores sostiene con firmeza la oferta y equilibra las cotizaciones en el segmento formal, este lunes fue necesaria la reaparición vendedora de la banca oficial para morigerar las presiones alcistas.

Esta tendencia coincidió con una baja para las cotizaciones alternativas como el "contado con liquidación ($75,04) y el dólar libre o “blue” ($68,25), con el consiguiente aplanamiento de las brechas con el oficial.

En las sucursales del Banco Nación el dólar siguió ofrecido a $62,25 para la venta al público. En el promedio de bancos del microcentro porteño se vendió a 62,93 pesos.

En el mercado mayorista cerró a $59,975 por dólar. En lo que va de 2019 la divisa de EEUU gana un 59,1%, por encima de la inflación en torno al 48% acumulado en los once meses del corriente año.


La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) informaron que durante noviembre las empresas del agro liquidaron la suma de USD 2.185,6 millones, para acumular USD 21.496,1 millones en once meses de 2019.

Ante las especulaciones sobre un eventual aumento de los derechos de exportación aplicados al sector con la llegada de un nuevo Gobierno, la liquidación aumentó un 10% en relación al mes de octubre de 2019, mientras que el monto ingresado en noviembre resultó un 170% superior al del mismo mes del año anterior. También fue el monto más alto para el undécimo mes del año desde el 2002.

“La autoridad monetaria volvió a intervenir en forma directa en el mercado, una estrategia que no aplicaba desde fines de agosto pasado”, subrayó Gustavo Quintana, agente de PR Corredores de Cambio.

El monto operado en el segmento de contado (spot) sumó USD 291,5 millones, mientras que en futuros se pactaron USD 224,5 millones en el ROFEX, donde los contratos para fin de mes concluyeron a 66,29 pesos.

Los controles dejaron en el último mes al Central como principal comprador de los dólares en el segmento de contado (spot), dinámica que permitió una leve recuperación de reservas, ahora cerca de los USD 44.000 millones, que no se observaba desde mediados de julio, con el último desembolso efectuado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) por USD 5.385 millones de dólares.

Un informe de GMA Capital subraya que "hoy la cotización libre del dólar pone en precios un nivel de competitividad-precio del peso similar a la que tenía el gobierno de Néstor Kirchner. La dinámica de la inflación versus el avance del tipo de cambio oficial así como eventuales nuevas restricciones dictarán el tempo de la brecha en el futuro”.

Fuente: GMA Capital
Fuente: GMA Capital

No obstante, el precio rector del mercado de cambios es el del dólar mayorista, debido a que las operaciones de comercio exterior son las que concentran el mayor volumen de la plaza, aun con la vigencia de restricciones o dólar “administrado” con la regulación de liquidez del BCRA.

En este aspecto, el Tipo de Cambio Real Multilateral (ITCRM) que elabora el Banco Central exhibe un avance de 22 puntos porcentuales sobre la “base 100” del 17 de diciembre de 2015, cuando se eliminaron los controles de cambio. A la vez, la mejora de la competitividad cambiaria se reduce a menos de cinco puntos en el transcurso de 2019, y registra un retroceso de 17 puntos respecto de los máximos de tres meses atrás, antes de la imposición de nuevos controles el pasado 1° de septiembre.

En busca de sostener un rendimiento real positivo para los inversores, el Banco Central anunció el viernes que mantendrá en el 63% la tasa de interés de política monetaria, que se expresa en lo que paga por las Letras de Liquidez (Leliq). Este piso de rendimientos, referencia del sistema financiero, fue establecido hasta el 31 de enero de 2020.

La referencia diaria, equivalente a la tasa de política monetaria, se ubicó este lunes en un 63,002%, tras la absorción de 183.617 millones de pesos.

El economista Martín Tetaz prevé que en el inicio del gobierno de Alberto Fernández, “el Banco Central comprará todos los dólares que le sobren a la cuenta corriente, emitiendo billetes”, por cuanto consideró que “no hay muchas chances de esterilizar, porque de hecho dejarán vencer las Leliq y pases sin renovarlos, para forzar a los bancos a colocar su liquidez en crédito productivo o para consumo”.

En ese marco, Tetaz anticipa una previsible caída de las tasas activas y pasivas, “pero como el ‘cepo’ impide correr hacia el dólar –al menos de manera directa–, es muy probable que vuelvan las tasas reales negativas, al menos hasta que las autoridades encuentren la forma de generar instrumentos en pesos, de fácil acceso para la clase media y que funcionen como sustitutos del dólar, protegiendo los ahorros”.

Por eso, un indicador positivo del nuevo “cepo” dispuesto en el cierre del gobierno de Macri fue la tenue recuperación en noviembre de los depósitos a plazo fijo del sector privado, después de tres meses de caídas consecutivas, un período de baja que se desató después de las elecciones primarias.

El mercado de cambios continuará esta semana monitoreando la evolución de las monedas emergentes, en particular el real brasileño, que perdió en noviembre más de 5% de su valor respecto del dólar. Este lunes el billete verde se opera a 4,22 reales, cerca de su récord nominal.

“Ruidos políticos se mantienen elevados tanto en Brasil (...) como en América Latina”, expresaron estrategas de JP Morgan en una nota a clientes, en la que pusieron acento en las cifras del PBI brasileño, que se conocerán esta semana, y de las expectativas de ingresos de flujos que dependen del crecimiento económico y no del diferencial de tasas de interés.


SEGUÍ LEYENDO:

Tasa firme y otras cuatro cosas que hay que saber para entender al mercado

La inflación y los controles sobre el dólar deterioran la competitividad cambiaria

El Banco Central mantuvo las tasas de interés y le negó el último favor a Alberto Fernández, que promete bajarlas

COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS