Vaca Muerta (Thomas Khazki)
Vaca Muerta (Thomas Khazki)

En octubre del año pasado el parlamentario laborista Barry Gardiner había advertido en The Times: “El gobierno no practica lo que predica sobre combustibles fósiles”. Esta denuncia estaba dirigida directamente a inversiones en la Argentina, más precisamente en uno de los yacimientos de shale más grandes del mundo: Vaca Muerta.

“El pasado mes de agosto, [el Canciller] Philip Hammond se desplazó a Buenos Aires para reunirse con empresas británicas presentes en Argentina, donde -según documentos publicados en el marco de las solicitudes de acceso a la información- ‘consiguió la línea de crédito a la exportación de 1000 millones de libras’. ¿A qué empresas promocionó nuestro canciller la oferta? Pan American Energy (brazo argentino de BP) y Shell Argentina, entre otros. A pesar de las bonitas palabras de Greg Hands, no había ni una sola compañía de energía renovable presente. ¿Para qué utilizarían las compañías petroleras el financiamiento del gobierno del Reino Unido en Argentina? Muy probablemente, fracking”, sostenía en esa columna del medio británico.

Este pedido de informes fue solicitado por la ONG Amigos de la Tierra y fue tomado por The Guardian la semana pasada en una profunda investigación sobre los contaminadores más grandes del planeta. “UK Export Finance, la agencia de crédito extranjero del gobierno, prometió en 2017 ofrecer garantías de préstamo de hasta 1000 millones de libras esterlinas para ayudar a las empresas británicas a exportar su experiencia, incluso en ‘infraestructura, energía verde y asistencia sanitaria'”, sostiene el prestigioso diario.

En cambio, los registros oficiales, divulgados a través de una solicitud de acceso a la información, han revelado el plan del gobierno de priorizar el apoyo a las principales compañías petroleras, incluyendo Shell y BP, “que están fracturando las vastas tierras centrales de shale de Vaca Muerta en Argentina”.

De hecho, en mayo, la Cancillería Argentina publicó el encuentro entre los representantes británicos y argentinos: “Una delegación compuesta por funcionarios, legisladores, empresarios y referentes del área comercial y de inversiones participó hoy de la apertura de la tercera misión público-privada al Reino Unido. Organizada por la Cámara de Comercio Argentino Británica (CCAB), con apoyo de la Cancillería argentina, la misión tiene como objetivo fortalecer la integración entre ambos países en torno a proyectos de inversión, especialmente en los sectores de energía y minería”, dice el comunicado. Y finaliza sosteniendo que la mayor expectativa está puesta en lo que denominaron “Vaca Muerta Day”.

Vaca Muerta
Vaca Muerta

Un memorándum del gobierno, aportado por Amigos de la Tierra, sostuvo que mientras el sector de energía limpia de Argentina estaba creciendo, eran “los enormes recursos de shale Argentina los que ofrecían el mayor potencial” para el Reino Unido.

Fernando Cabrera, de Observatorio Petrolero Sur, le dijo a Infobae: “El Reino Unido promociona la expansión de la explotación de los hidrocarburos no convencionales mediante fracking en Argentina, al tiempo, que hay un gran debate en su territorio sobre una posible prohibición de la explotación con esa técnica. Por otro lado, al tiempo que el gobierno británico se presenta ante el mundo como un líder climático en Argentina focaliza en la explotación de energías fósiles, una de las principales fuentes de emisiones de gases que generan el cambio climático”.

Para Cabrera, “es interesante resaltar que las empresas -que según la información periodística serían las beneficiarias de ese fondo- son las que están dando los primeros pasos en Mendoza donde hay una gran resistencia que procura proteger el agua y son las que ya explotan en las inmediaciones de los cauces de agua que brindan ese bien a las principales ciudades de la norpatagonia Argentina”.

Liderazgo 2020

La principal crítica al gobierno británico, liderado hoy por Boris Johnson, apunta al papel que Gran Bretaña quiere ocupar el año próximo cuando se ponga en marcha el Acuerdo de París. El Parlamento, de hecho, fue uno de los primeros en legislar y comprometerse con una economía sin emisiones de carbono para el año 2050, y se está preparando para ser anfitrión de las próximas e importantes conversaciones de la ONU sobre el clima en Glasgow, en 2020.

Amigos de la Tierra advirtió que Johnson debe mostrar un liderazgo global antes de la cumbre de la ONU en Glasgow, poniendo la responsabilidad ambiental y la descarbonización en el centro de toda política gubernamental, tanto en el país como en el extranjero. “La promesa de Boris Johnson de liderar el mundo en la reducción de la contaminación que destruye el clima no tendrá sentido si su gobierno continúa apoyando la explotación de los enormes desarrollos de petróleo y gas en Argentina”, dijo Bosworth a The Guardian.

Bors Johnson debe mostrar un liderazgo global antes de la cumbre de la ONU en Glasgow, poniendo la responsabilidad ambiental y la descarbonización en el centro de toda política gubernamental, tanto en el país como en el extranjero (Reuters)
Bors Johnson debe mostrar un liderazgo global antes de la cumbre de la ONU en Glasgow, poniendo la responsabilidad ambiental y la descarbonización en el centro de toda política gubernamental, tanto en el país como en el extranjero (Reuters)

Un portavoz de UKEF, citado por el diario británico, dijo: “El Reino Unido tiene una amplia gama de intereses económicos y comerciales en Argentina. En soporte de este UKEF puede prestar su apoyo a las exportaciones sobre una base comercial en todos los sectores; no limita el apoyo a una industria específica. UKEF agradece la oportunidad de acompañar todas las exportaciones viables del Reino Unido, incluyendo los sectores de energías renovables y de crecimiento verde a Argentina”. La UKEF no ofreció pruebas de que se hubiera reunido con algún desarrollador de energía renovable en Argentina.

Cabrera recordó desde Río Negro, que en la propia Inglaterra existe un gran cuestionamiento a la explotación mediante fracking en el norte de ese país porque se ha comprobado la vinculación de esa técnica con sismos. “Incluso ha llevado a frenar algunos proyectos, sin embargo en Argentina, donde ya se registran sismos que parecen estar vinculados con los no convencionales, no se instala una discusión de tal envergadura”, agregó Cabrera.

Subsidios

Las críticas a las inversiones en Vaca Muerta por parte de los ambientalistas no son un patrimonio británico. En la Argentina, en el nuevo reporte sobre subsidios a los combustibles fósiles la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (Farn): “Mientras hay quienes siguen pregonando que Vaca Muerta es la solución energética y económica para la Argentina, los hechos demuestran que no todo es estable ni sustentable en el negocio de los hidrocarburos. El objetivo del gobierno de buscar el autoabastecimiento con combustibles fósiles no necesariamente implica lograr una menor pobreza energética. Sin ir más lejos, el esquema de incentivos en el marco de la política nacional actual, con tarifas cada vez más altas para los ciudadanos y un esquema de subsidios a la producción que carece de proyección clara a largo plazo, no parece ir en tal dirección”, indicaron en la organización.

Algunos de los números más interesantes que aporta el reporte realizado por María Marta Di Paola, la experta de Farn que realizó el estudio sostiene:

* Los subsidios a los combustibles fósiles representaron, con respecto a la totalidad de subsidios a la energía, un 97% en 2018 (el 6,5% del presupuesto nacional), un 95% en 2017 y un 99% en 2016.

* Los montos transferidos a las empresas dedicadas a la extracción de hidrocarburos -particularmente para la producción de gas- sumaron en 2018 US$ 340 millones; es decir, un 0,33% del presupuesto nacional y el equivalente a más de 5 millones de Asignaciones Universales por Hijo o al salario anual de 35.000 docentes de enseñanza inicial.

* Pero no sólo las empresas extractivas recibieron fondos: también las compañías distribuidoras se vieron favorecidas. El monto recibido por estas últimas durante 2018 fue de US$ 258 millones, lo que equivale a 778 mil jubilaciones mínimas.

* Este año, los subsidios a los combustibles fósiles suman más de US$ 6.000 millones, cifra que duplica lo que el Estado invirtió durante todo 2018 en Universidades Nacionales.

SEGUÍ LEYENDO: