Los créditos UVA fueron lanzados en marzo de 2016 y este año se congelaron las cuotas (Nicolás Stulberg)
Los créditos UVA fueron lanzados en marzo de 2016 y este año se congelaron las cuotas (Nicolás Stulberg)

Los créditos hipotecarios actualizados por UVA fueron lanzados por el gobierno de Mauricio Macri en marzo de 2016 como una opción que permitió a más familias acceder a su vivienda propia porque requería de ingresos más bajos que un crédito tradicional. Pero como el ajuste se realizaba por el índice de inflación (IPC), a partir de 2018 el impacto de las cuotas sobre los salarios de los deudores fue cada vez más alto y obligó a realizar varias modificaciones. La última fue el congelamiento de los valores de las cuotas, vigente hasta diciembre de 2019.

Sin embargo, en el último debate, el presidente Mauricio Macri propuso directamente anular la fórmula de ajuste de estos créditos —que refleja el índice de precios al consumidor y que está expresado en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA)— y reemplazarla por una actualización igual al coeficiente de variación salarial (CVS). En marzo de 2016, la UVA arrancó con un valor de $14,05, que equivalía al costo promedio de construcción de un metro cuadrado. Actualmente, el valor de la UVA es $42,48, un 200% más.

Esta modificación está prevista solo en el caso de que Macri sea elegido como presidente en las próximas elecciones y no se realizarán nuevas modificaciones a los créditos antes del 10 de diciembre

Con todo, desde el Gobierno aclararon que esta modificación está prevista solo en el caso de que Macri sea elegido como presidente en las próximas elecciones y no se realizarán nuevas modificaciones a los créditos antes del 10 de diciembre, fecha en que termina su actual mandato. Este lunes, el candidato presidencial Alberto Fernández aseguró que Macri propone resolver cosas que ya no puede resolver. “Celebro que se ocupe del desastre que organizó”, dijo a los medios que lo aguardaban frente a su casa.

En caso de que se llegue a aplicar el cambio de ajuste de los créditos, sería a través de un nuevo sistema que funcionaría a partir de enero de 2020 (post congelamiento de cuotas, que está vigente hasta diciembre). A partir de entonces, las cuotas de todos los créditos hipotecarios para la vivienda —los ya otorgados y los que se otorguen en el futuro— se ajustarán según el índice general de salarios. Sin embargo, no habría una modificación del sistema y de los contratos. La propuesta de Macri es crear un fondo que va a compensar las diferencias (swap).

Mauricio Macri, en el lanzamiento de los créditos hipotecarios a 30 años (NA)
Mauricio Macri, en el lanzamiento de los créditos hipotecarios a 30 años (NA)

Los deudores van a pagar ajustable por salarios y las diferencias con la UVA se van a compensar con el fondo”, explicaron fuentes del Gobierno. Los fondos salen del presupuesto 2020 y ya están previstos en el proyecto que el Gobierno envió al Congreso. Solo se requiere modificar la resolución de la UVA a través del Banco Central (BCRA)

“Estamos en contra de la medida que anunció Macri porque el sistema UVA nos sobreendeudó al ajustar por inflación mientras los salarios no acompañaron; por eso, estamos pagando un porcentaje cada vez más alto de nuestros ingresos. Si se actualiza por salarios a partir de 2020, se va a cristalizar una relación cuota-ingreso altísima”, explicó a Infobae Federico Wahlberg, representante de Hipotecados UVA, un grupo integrado por familias tomadoras de créditos.

“Macri se desentendió por completo de que fue él quién creó este problema. Hace un año que reclamamos medidas que nos saquen de la indexación por inflación. La medida de congelamiento de las cuotas es un subsidio que el Estado da a los bancos por la diferencia ente lo que tenemos que pagar y lo que implica dejar congelada la cuota. Pero en realidad nuestro crédito se sigue ajustando por inflación, nuestro capital adeudado se sigue ajustando y la cuota va a pegar un salto enorme en enero. Es una bomba de tiempo y sobre eso no se dijo nada”, destacó Wahlberg.

Con todo, el congelamiento de cuotas no fue para todos los deudores, abarcó a unas 60.000 familias que solicitaron créditos en compras de viviendas con valores menores a 140.000 UVAs (que a principios de 2017 representaban unos USD 149.000) y a otras 33.000 familias que accedieron al plan Procrear.

“El anuncio de Macri mostró el fracaso de pensar en la Argentina a largo plazo y ajustando por inflación. En economías de alta inflación, como la argentina, es más probable que haya un desajuste entre ingresos e inflación. Eran créditos que venían para estar 30 años y ya están parados. En menos de cuatro años años se tuvieron que subsidiar y ahora los terminan sacando. Más claro que eso en cuanto al fracaso de esta política, es imposible”, señaló el analista financiero Christian Buteler.

A pesar del congelamiento de las cuotas de los créditos, el valor de la UVA nunca dejó de variar. De acuerdo con un informe de la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires, la UVA sería equivalente a $46,47 el 10 de diciembre y a $48,60 el 10 de enero, aproximadamente. La suba acumulada desde agosto 2019 a enero 2020, sería equivalente al 22,91%. Para hacer el cálculo se tomaron en cuenta las estimaciones dadas por el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del BCRA donde se proyecta que la inflación de octubre será de 4,4%, y la de diciembre 3,6%.

“De mantenerse igual la situación de los préstamos hipotecarios UVA, y no mediar ninguna nueva medida o anuncio que los afecte, en enero 2020 un hipotecado UVA pagaría por cada 100 UVA de cuota, unos $4.860, siendo que el mes anterior habría pagado $3.954 ($906 de diferencia). Casi un 23% más, de un mes para el otro”, señalaron desde la defensoría.

Seguí leyendo