David Lipton, director gerente interino del FMI (Bloomberg)
David Lipton, director gerente interino del FMI (Bloomberg)

El Fondo Monetario Internacional espera la propuesta del Gobierno para considerar una renegociación del acuerdo stand-by vigente con la Argentina. No existe una hoja de ruta aún para ese nuevo ida y vuelta. Tampoco plazos. Pero el primer movimiento deberá hacerlo el equipo económico de Hernán Lacunza, que esta semana anunció la voluntad de la Casa Rosada de "reperfilar" los compromisos externos del país más
allá de quién resulte ganador en octubre.

La renegociación del acuerdo no implica la cancelación del programa en curso. Ambas cosas pueden avanzar en paralelo. Pero como tampoco tiene fecha la quinta revisión del programa, no hay certeza alguna sobre cuándo podría tener lugar el envío de los 5.400 millones de dólares del desembolso previsto para mediados de septiembre. Esos fondos que el Gobierno espera para engrosar las reservas del Banco Central podrían llegar al país aún en medio de una nueva negociación.

Reunión entre Lacunza y los enviados del FMI, el fin de semana pasada
Reunión entre Lacunza y los enviados del FMI, el fin de semana pasada

El destino de los 5.400 millones de dólares es una de las muchas incógnitas que abrieron los anuncios del nuevo ministro de Hacienda. Aunque, en rigor, esos fondos ya habían quedado en duda desde el momento
en que el FMI le cambió el carácter a la última visita de sus técnicos al país, que terminó esta semana.

Roberto Cardarelli, jefe de misión del FMI para la Argentina, regresó este miércoles a la capital norteamericana y hoy poco después del mediodía se presentó ante el board del organismo multilateral para informarlo sobre su agitado paso por Buenos Aires y la crisis de confianza que atraviesa el país.

"El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional se reunirá esta tarde para una sesión de información de carácter informal sobre los recientes acontecimientos en Argentina", indicó un vocero. No ofreció más precisiones. De la reunión también participarán Alejandro Werner, director del Hemisferio Occidental del FMI y otros integrantes del equipo.

Guido Sandleris, Hernán Lacunza y Alejandro Werner
Guido Sandleris, Hernán Lacunza y Alejandro Werner

Cardarelli y Werner viajaron a Buenos Aires una semana más tarde de lo previsto, por los cambios en Hacienda, y sobre la marcha debieron cambiar también sus objetivos. En lugar de iniciar la quinta revisión del programa stand-by sólo mantuvieron reuniones informativas con funcionarios del Gobierno y de la oposición antes de regresar a Washington con la noticia de que habrá una nueva renegociación del SBA. Lacunza anticipó que el próximo gobierno será el que termine de anudar el nuevo acuerdo.

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional se reunirá esta tarde para una sesión de información de carácter informal sobre los recientes acontecimientos en Argentina

La quinta revisión del actual programa podría empezar en las próximas semanas, aunque no hay fecha todavía. Los expertos en la capital norteamericana creen que las metas fiscales y monetarias no deberían
presentar problemas. Se habrían cumplido con holgura en el segundo trimestre. Pero surgen dudas sobre el tramo prospectivo del examen que cada tres meses hacen los técnicos del FMI, referido entre otras
cosas a la sostenibilidad de la deuda y la sustentabilidad política del programa.

El plan de "reperfilamiento" que presentó Lacunza y que en estos días será enviado al Congreso para su aprobación podría salvar el primero de estos escollos, aunque no tuvo una buena recepción inicial en el mercado y es posible que no pase la prueba legislativa. La oposición expresó serios reparos. "Macri los quiere sumar al naufragio, no van a caer", describió a Infobae, en off the record, un experto de la capital norteamericana que sigue con atención la situación argentina.

Alberto Fernández (Gustavo Gavotti)
Alberto Fernández (Gustavo Gavotti)

El segundo inconveniente depende sobre todo de las señales claras que esté dispuesto a dar Alberto Fernández en medio de la campaña. Wall Street se las viene reclamando desde que se conoció el resultado de las PASO. El problema es que el ex jefe de gabinete de Cristina Kirchner no es más que un candidato, y le escapa por ahora a las definiciones que puedan quedar en letra de molde.

Una duda adicional es qué tipo de programa buscará negociar el gobierno de Macri. Las opciones son varias y será Lacunza el que lleve la propuesta al FMI. La negociación de un nuevo acuerdo stand-by que reemplace al actual tendría objetivos más inmediatos, para cubrir necesidades financieras en medio de la emergencia. Es lo que se decidió hace casi un año, cuando se amplió el programa inicial.

Un crédito de facilidades extendidas, en cambio, estiraría en el tiempo los plazos para la devolución del préstamo, pero como se trata de programas diseñados para atacar problemas estructurales traen aparejada la exigencia de reformas profundas, tributarias, laborales y previsionales, que posiblemente tendría que encarar justamente el candidato que culpó al FMI por la actual "catástrofe social".