En su planta de Barker, Loma Negra tiene 135 empleados directos
En su planta de Barker, Loma Negra tiene 135 empleados directos

La empresa Loma Negra, la principal cementera del país, anunció a comienzos de mes su decisión de iniciar un proceso de reducción de su nómina de empleados en la Planta Barker, ubicada en la localidad del mismo nombre, en el partido bonaerense de Benito Juárez. Se estimaba que la medida podía afectar a unos 100 empleados de la planta.

Ahora, en medio del período de conciliación obligatoria, desde el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires se están proponiendo distintas alternativas a la empresa y a los empleados para evitar despidos y un cierre de la planta. Barker es una pequeña localidad que nació hace más de 40 años como consecuencia de la instalación de la planta de Loma Negra. Hoy tiene unos 7.000 habitantes, de los cuales unos 300 dependen del trabajo de la planta, lo que tiene un impacto directo en unas 1.400 personas en total.

La semana pasada, el ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires dictó una conciliación obligatoria, que se extenderá hasta fines de mes con una posibilidad de extenderse por otros cinco días hábiles más

Según fuentes cercanas a las negociaciones, en Barker trabajan hoy 275 personas, de los cuales 135 son empleados de la planta —que forman parte del sindicato AOMA, Asociación Obrera Minera Argentina—, 61 son empleados tercerizados y el resto comprende a personal fuera de convenio (supervisores, empleados de seguridad y de limpieza).

La semana pasada, el ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires dictó la conciliación obligatoria, que se extenderá hasta fines de mes con una posibilidad de extenderse por otros cinco días hábiles más. Ya hubo una primera audiencia entre los representantes de la empresa y AOMA y la segunda se concretará durante mañana.

En el medio de la conciliación, algunas de las alternativas que propondrá el ministerio de Trabajo bonaerense a los 135 empleados propios de la empresa es un esquema de funcionamiento de la planta en dos medios turnos con una reducción de su salario o con una retribución igual al salario promedio de la localidad más un plus. Esta alternativa busca evitar despidos y se sumaría a las opciones de movilidad —traslado a otras plantas de la empresa— o retiros voluntarios y prejubilaciones.

En este marco, la empresa intentó organizar una reunión con 12 referentes sociales de la comunidad de Barker, que originalmente iba a a tener lugar el lunes pasado en la ciudad Tandil, para conversar sobre la continuidad de la planta. Pero no pudo concretarse ya que el Intendente de Benito Juárez, Julio César Marini, y algunos de los referentes pidieron la postergación de la reunión y datos sobre la situación económico-financiera de la compañía.

Seguí leyendo: