Christine Lagarde y Nicolás Dujovne compartieron un panel en el marco de la Reunión de Primavera del FMI
Christine Lagarde y Nicolás Dujovne compartieron un panel en el marco de la Reunión de Primavera del FMI

El paquete de medidas económicas que prepara el Gobierno para mejorar el humor social en el inicio de la campaña electoral no incluirá anuncios referidos al programa con el Fondo Monetario Internacional. Esto no quiere decir que se descarten modificaciones al acuerdo. "Nosotros siempre charlamos con el Fondo para ver qué instrumentos adicionales podemos tener para transitar mejor este camino difícil", señaló el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en declaraciones a Infobae y la prensa argentina en Washington. La misma idea transmitieron en los últimos días también desde el FMI.

"Pero no está previsto que el Presidente anuncie algo más allá de este paquete de medidas que hemos trabajado en estos últimos días", completó el funcionario de Mauricio Macri.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, fue rotundo cuando en su negativa cuando se le preguntó si había una negociación concreta con el FMI sobre una flexibilización del programa o sobre el esquema de bandas fijada para contener el dólar. A las dos preguntas respondió que "no", pero evitó más detalles.

Las reuniones que el ministro de Hacienda y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, mantuvieron esta semana con David Lipton, número dos del FMI, estimularon especulaciones sobre posibles cambios en el programa firmado con el FMI, sobre todo en lo referido a la política monetaria y las herramientas disponibles para contener el dólar y frenar la inflación. Pero si existen negociaciones en este sentido, no serán parte de los anuncios previstos para el miércoles.

El Gobierno podría anunciar una ampliación del programa Precios Cuidados
El Gobierno podría anunciar una ampliación del programa Precios Cuidados

En los encuentros a puertas cerradas con Lipton se hizo un "seguimiento del programa, de los números fiscales… rutina, todo rutina", afirmó Dujovne en un brevísimo contacto con la prensa argentina luego de que esta mañana compartiera un panel sobre infraestructura e inversión humana con Christine Lagarde, casi en el cierre de las Reuniones de Primavera del FMI y el Banco Mundial. Durante los cinco días que estuvo en la capital norteamericana el ministro de Hacienda evitó hablar con el periodismo.

Dujovne cerró así su participación en las reuniones de Fondo y hoy mismo emprende el regreso a Buenos Aires. Llegará en el inicio de una semana clave para el Gobierno, que empieza a jugar sus chances de reelección en el terreno de la economía.

Mañana empiezan las ventas diarias de USD 60 millones por parte del Tesoro. Son los fondos del último desembolso del FMI, que junto con los dólares de la cosecha deberían sostener la cotización del peso. Además se conocerá el índice de inflación de marzo. que según admiten en el Gobierno y el Fondo, "no viene bien", y habrá anuncios de la Casa Rosada sobre acuerdos de precios y estímulos al consumo.

En tren de buenas noticias, los máximos responsables del FMI, Lagarde y el norteamericano Lipton, expresaron esta semana su confianza en los avances del plan del Gobierno y la estabilización de la economía. Lagarde señaló incluso que ya hay una "recuperación" en la Argentina e instó a quienes sean candidatos a mantener el rumbo después de las elecciones, más allá de quién gane. No hacerlo sería una "tontería", dijo en respuesta a una pregunta de Infobae.

Nicolás Dujovne y el titular del Tesoro de los EEUU Steven Mnuchin, el viernes en la capital de EEUU
Nicolás Dujovne y el titular del Tesoro de los EEUU Steven Mnuchin, el viernes en la capital de EEUU

Pero en un documento presentado en el marco de las reuniones de esta semana en la capital estadounidense, Dujovne admitió que "el entorno financiero (en la Argentina) permanece inestable". Esto es así, explicó el ministro en el escrito, "especialmente luego de que la inflación -conducida por la inercia; cierta recuperación de los márgenes de producción; la normalización de las tarifas de los servicios y los precios de los alimentos- creciera en enero y febrero".

La batalla contra la inflación es un dolor de cabeza para el Gobierno. En el FMI no ven que vaya a ceder en el corto plazo sino que hablan de un proceso "gradual", como indicaron a Infobae Alejandro Werner y Roberto Cardarelli, los economistas del departamento del Fondo para el Hemisferio Occidental que más de cerca siguen el caso argentino.

En diálogo con los periodistas argentinos, Frigerio se refirió a las dificultades que plantea la alta inflación. "Cuando uno aplica medidas monetarias distintas a las que veníamos trabajando, como se hizo el año pasado, tenés que generar un retardo de por lo menos un semestre hasta que esas medidas comiencen a tener un impacto real", dijo el ministro.

"Somos conscientes de que este camino es un camino muy difícil para una parte importante de los argentinos y entendemos que tenemos que tener algunas medidas para aliviar ese difícil tránsito hacia poder domar la inflación, que está vinculado con lograr el equilibrio de las cuentas públicas", señaló.

Seguí leyendo: