El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, anunció el nuevo esquema tarifario para el transporte público en el Área Metropolitana. La suba total será de 38% y se aplicará de forma escalonada.

En el caso de los colectivos, el boleto mínimo llegará a $18 en marzo. Aumentará $2 el 12 de enero, $1,5 el 15 febrero y $1,5 el 15 de marzo.

El valor del boleto con tarifa social, que alcanza a cuatro millones de personas, llegará a $6,75 en enero, $7,43 en febrero y a $8,10 en marzo.

El pase del subte -depende del gobierno porteño- llegará hasta los $21 en abril. Costará $16,50 en febrero, aumentará $2,5 en marzo y otros $2 en el cuarto mes del 2019.

Jubilados, pensionados, personas con discapacidad, personas trasplantadas y estudiantes primarios y secundarios seguirán viajando gratis. Además, continuará la tarifa social y los descuentos por pasajero frecuente y la Red SUBE. Esto implica un descuento de 20%, 30% y 40% en el costo del pasaje según la cantidad de viajes realizados al mes.

Con respecto a los trenes, los aumentos variarán de acuerdo a las líneas. En el caso del Mitre, el Sarmiento y el San Martín, los incrementos serán de $1,25 en enero, $1,25 en febrero y de $1 en marzo. El valor más económico hoy es de $8,75, por lo cual llegará a $12,25.

Para el Roca, Belgrano Sur y Urquiza, el salto será de 75 centavos por mes hasta marzo. El Belgrano Norte aumentará $1 en enero y cincuenta centavos en febrero y en marzo.

Para todos los casos seguirá rigiendo la Red SUBE, por la cual el segundo viaje, si se realiza en un lapso de dos horas, vale la mitad que el primero y a partir del tercero, cuarto y quinto, el valor es de un 75% menos que el original. Y también la tarifa social, que significa un descuento del 55%.

Asimismo, Dietrich ratificó cómo serán las jurisdicciones de cada medio de transporte: "Los que comienzan y terminan dentro de una ciudad van a ser jurisdicción plena de las municipalidades; los que empiezan y terminan en distintas van a ser jurisdicción de las provincias y los transportes que comienzan y terminan en dos provincias distintas van a continuar en la jurisdicción nacional".

Como cada vez que se anunció un aumento de transporte, ante la consulta sobre el impacto en el bolsillo de la gente, Dietrich sostuvo que el Ejecutivo recibió "un sistema de transporte nacional totalmente distorsionado" y resaltó que uno de los problemas era que "había una torta de subsidios que cada vez se repartían más al área metropolitana y cada vez menos al interior del país". 

"Los argentinos del interior financiaban el servicio de transporte a los argentinos del área metropolitana. Tuvimos que resolver esta distorsión tarifaria que nos dejó el kirchnerismo, sumado a una falta enorme de obras de infraestructura. A nadie le gusta hacer aumentos tarifarios. Pero para tener un sistema de transporte con calidad y que haya equidad en toda la Argentina ha sido necesario ir recorriendo este camino", completó.