Leandro Cuccioli, director de AFIP
Leandro Cuccioli, director de AFIP

Según la Resolución 4286 de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), desde este año solo uno de los padres o tutor de un menor podrá aplicar la deducción por hijo en el Impuesto a las Ganancias.

La decisión, publicada en el Boletín Oficial, tiene incidencia ya sobre los salarios desde enero de 2018, representa un incremento de la presión tributaria en aquellos casos en que ambos padres de personas deducibles -menores a cargo o personas discapacitadas- estén alcanzados por Ganancias. Hasta ahora, la AFIP permitía en forma explícita la deducción del 100% por parte de ambos.

Entre las modificaciones se estableció que "cuando la carga de familia sea menor de 18 años, la deducción será computada por quien posea la responsabilidad parental, en los términos del Código Civil y Comercial de la Nación", mientras que cuando ésta sea ejercida por los dos progenitores -y ambos perciban ganancias imponibles-, cada uno podrá computar el 50% del importe de la deducción, o bien uno de ellos el 100 por ciento de dicho importe.

Si bien la medida representará un aumento de la presión fiscal para aquellos hogares en el que los dos miembros estaban alcanzados por Ganancias sobre la Cuarta Categoría y ambos podían declarar a sus hijos a cargos, en realidad, aseguran en la AFIP, como los propios tributaristas "una medida de equidad tributaria a deducir es el mismo".

Además, se destaca que se trata de un consecuencia de los cambios que se  habían instrumentado en 2016 en el Código Civil y Comercial, pero que nunca había sido reglamentado por la AFIP.

Se destaca que se trata de un consecuencia de los cambios que se  habían instrumentado en 2016 en el Código Civil y Comercial, pero que nunca había sido reglamentado por la AFIP

La medida tendrá efecto sobre las Ganancias del corriente año fiscal, esto es desde enero, y que se liquidará en abril de 2019.

La norma contempla que los jefes del hogar podrán optar por la deducción compartida, al 50% cada uno, o el 100% por parte de uno de los dos.

Una modificación similar se espera para el caso de la declaración del Impuesto a los Bienes Personales de los bienes gananciales.

Seguí leyendo:

"De tratarse de un incapacitado para el trabajo mayor de 18 años, la deducción será computada por el pariente más cercano, que tenga ganancias imponibles y a cuyo cargo esté la citada carga de familia", agregó.

Otra disposición de la normativa refiere que cuando alguien declare deducciones en el formulario Siradig (Sistema de Registro y Actualización de Deducciones del Impuesto a las Ganancias) deberá informar si cobra asignación familiar por hijo.

A partir del 3 de septiembre 2018 y hasta el vencimiento del plazo previsto para la presentación del Formulario 572 web correspondiente al período fiscal 2018, "los beneficiarios deberán actualizar la información respecto de las cargas de familia suministradas a través del servicio", precisó. De este modo, el aportante deberá quitar la deducción si ya la declaró el otro progenitor. O cuando corresponda deberá aclarar que asume el 50% del monto deducible.

CAMBIO EN EL RÉGIMEN DE ASIGNACIONES FAMILIARES

En tanto, el Gobierno adecuó el límite máximo de ingresos para determinar el cobro de las asignaciones familiares, y a la vez eliminó beneficios que alcanzan a quienes residen en provincias de la Patagonia y del Noroeste del país.

La medida se tomó a través de un decreto publicado este viernes en el Boletín Oficial, que comenzará a regir para las asignaciones familiares que se perciban durante septiembre próximo.

De este modo, el Gobierno estableció que el límite máximo de ingresos aplicables a los beneficiarios de asignaciones familiares será de 83.917 pesos (contra los 94.786 pesos actuales). Además, aclaró que si uno de los integrantes del grupo familiar tuviera un ingreso superior a los 41.959 pesos, quedará excluido del cobro de las asignaciones.

El “valor general” para la Asignación Universal por Hijo quedó en $1.578, unificado para todo el país

También se estableció que el ingreso mínimo a partir del cual se percibirá Asignación Universal por Hijo para el grupo familiar se elevará de 200 a 2.816 pesos: hasta esa cifra, no se cobrarán asignaciones familiares.

Estas últimas se liquidarán de la siguiente manera: para ingresos de entre 2.816 y 24.492 pesos, la asignación será de 1.578 pesos por hijo; hasta ingresos de 35.922 pesos, de 1.063 pesos por hijo; hasta 41.473 pesos de salario, 640 pesos por hijo, y hasta 83.917 pesos, será de 328 pesos.

Según el decreto, estos límites "no resultan aplicables para la determinación del valor de la Asignación por Maternidad", ni para los beneficiarios de la prestación por desempleo.

ELIMINACIÓN DE BENEFICIOS

El Gobierno dispuso, asimismo, eliminar los beneficios extras que alcanzaban a más de 100 mil menores de provincias de la Patagonia y algunas zonas del Noroeste del país, que cobraban más que el resto.

Desde septiembre, los trabajadores registrados de las provincias de Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y de departamentos de Catamarca, Jujuy y Salta pasarán a cobrar el denominado "valor general".

Ese "valor general" por hijo se ubica en 1.578 pesos para el área metropolitana de Buenos Aires y la mayoría de las provincias, pero se incrementaba entre 3.155 y 3.407 pesos en los distritos citados.

En este marco, el Poder Ejecutivo recordó que en 2012, la ex presidente Cristina Kirchner modificó las condiciones de acceso a las asignaciones familiares, considerando al grupo familiar a los efectos del pago, en lugar de los ingresos de un solo titular.