Los ingresos promedio y mediano de los asalariados en relación de dependencia del ámbito privado ascendieron en mayo a $29.476 y $23.685 en valores brutos, antes de las deducciones habituales para la caja de jubilación, obra social y  PAMI, y en los casos que corresponde de Ganancias, informó el Ministerio de Trabajo.

En el primer caso, que representa el total de las remuneraciones del total registrado en el mes, 6,24 millones de personas en mayo último, dividido por ese universo, significó un aumento de 26,6%; mientras que en el segundo que se trata de un cálculo econométrica que quita los efectos de los valores extremos de la serie y por tanto es un indicador más representativa de los ocupados con un ingreso en torno a ese valor, subió 25,5%, en ambos casos en comparación con un año antes. En ese período el Indec midió una inflación de 26,3 por ciento.

En la presentación de los datos del empleo total registrado en el quinto mes del año, que ascendió a poco más de 12,2 millones de personas, el director nacional de Estudios y Estadística Laborales del Ministerio de Trabajo, José Anchorena, dijo en el encuentro mensual con periodistas, del que participó Infobae: "Hasta mayo el ingreso real de los trabajadores formales anotados en el Sistema Integrado Previsional Argentino se mantuvo estable". Esto es, acompañó en general a la variación de la tasa de inflación.

Agregó el funcionario que "en términos reales el salario promedio aumentó 0,3% interanualmente, mientras que el salario mediano se redujo en 0,7 por ciento".

José Anchorena: en términos reales el salario promedio aumentó 0,3% interanualmente, mientras que el salario mediano se redujo en 0,7 por ciento

Esas modestas mejora del ingreso individual se potencia a 3,5% en el caso de la masa salarial, que determina el impacto final sobre el consumo agregado de las familias, al sumar el efecto del crecimiento del empleo total registrado en los últimos 12 meses en 148.400 personas,  un 1,2% respecto de los 12,1 millones de un año antes.

Tasas y valores muy dispares

De todas formas, la estabilidad y mejora de los ingresos reales por rama de actividad no alcanzó a todos los sectores.

Los que sufrieron deterioros  de 2 hasta 6 puntos porcentuales respecto de la tasa de inflación del 26,3% interanual fueron de menor a mayor los ocupados en los servicios comunales y personales, enseñanza; la actividad inmobiliaria y empresas de alquiler; agro; hoteles y restaurantes; servicios de electricidad, gas y agua; y la construcción.

Sobre 14 grandes ramas de actividad 7 registraron pérdida de poder de compra entre 2 y 6 puntos porcentuales; y 7 acusaron aumentos entre 1 y 16 puntos porcentuales

Mientras que los más favorecidos fueron los de la industria extractiva que en la mediana acusaron incrementos superiores en 16 puntos porcentuales por sobre la tasa de inflación, y afianzaron su liderazgo en valores absolutos a $76.118 y un promedio de $91.170; seguido por la intermediación financiera, con más de 10 puntos, a $44.412, y en menor medida el resto de los rubros.

Las expectativas para el corto plazo, con el freno de las decisiones de incorporación de personal derivada del inicio de un proyectado mini ciclo recesivo, se estima también que atenuará los aumentos de salarios en los sectores no regulados por convenciones paritarias que, en general, cerraron acuerdos con cláusulas de revisión por la variación de la inflación a partir de una pauta definida previamente.

Seguí leyendo: