Plenario de la tercera reunión de Finanzas del G20
Plenario de la tercera reunión de Finanzas del G20

El foco estuvo centrado en el "comercio justo" y sus alcances, pero la interpretaciones de ese concepto pueden ser muy amplias, y hasta contradictorias. Así, el fair commerce, como se lo menciona en inglés en las reuniones a puertas cerradas de la tercera reunión de Finanzas del G20, se convirtió en la estrella del panel más "caliente" del primer día del evento global que se realiza este fin de semana en Buenos Aires.

No fue una sorpresa: las cuestiones arancelarias y la "guerra comercial" entre EEUU, China y otros países iban a ser una parte inevitable del encuentro, por más preparación previa de temas y lenguaje diplomático que tengan este tipo de eventos. Formas que no se mantuvieron del todo puertas afuera, al menos para Bruno Le Maire, ministro de Economía y Finanzas de Francia, quién cruzó a EEUU ante los medios. "Pido a EEUU que retorne a la razón y que respete tanto las reglas globales como a sus aliados", aseguró Le Maire, quién además afirmó que "esta guerra comercial sólo producirá perdedores, va a destruir puestos de trabajo y poner presión sobre el crecimiento global".

Bruno Le Maire, ministro de Economía y Finanzas de Francia
Bruno Le Maire, ministro de Economía y Finanzas de Francia

Así, en el panel que propuso tratar los "Riesgos y oportunidad de la economía global", la cuestión surgió y se habló del tema una hora y media, más de lo estipulado. Christine Lagarde, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, abrió el juego. Esta mañana había advertido que, según cifras del organismos que presiden, la continuación de todos los aranceles impuestos hasta el momento podría hacer caer hasta medio punto del PBI global, unos USD 430.000 millones.

Christine Lagarde
Christine Lagarde

Después hablaron Kun Liu, ministro de Finanzas de China; Taro Aso, ministro de Finanzas de Japón; y Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, quien hoy había mencionado que la administración Trump quieren asegurarse un "comercio libre, justo y recíproco". El chino Lui seguramente dijo lo mismo, pero con su carga y definición de cada uno de esos conceptos. Otra vez el peso de la semántica.

Luego pidieron la palabra buena parte los concurrentes: nadie quiso perderse la oportunidad de decir qué pensaba. "Nadie se puede hacer rico vendiéndose a sí mismo", fue una de las frases que se filtró a la prensa. Si bien no se sabe quién la dijo, sonó muy europeo.

Steve Mnuchin (Gustavo Gavotti)
Steve Mnuchin (Gustavo Gavotti)

Desde el Gobierno, en tanto, destacaron la participación masiva, "histórica", la definieron. Se habló del crecimiento fuerte y sostenido del mundo a futuro, de diseñar políticas para que así continúe sucediendo y de cómo evitar escenarios como la reciente vulnerabilidades financieras y volatilidad. En resumen, buenas perspectivas, pero con riesgos.

Multilateralismo en duda

El G20, una reunión de líderes que históricamente destaca el multilateralismo, está impactado por la tensión comercial. Si bien todas las reuniones están acotadas por temarios previos consensuados por los deputies, la segunda línea ministerial que se reunió el jueves y el viernes, nadie dudaba la cuestión comercial iba a monopolizar al menos una parte del debate.

Los funcionarios locales reconocen que "el contexto global es complejo" y que los puntos calientes del debate de esta reunión "la hace más relevante". E insisten en el rol que puede cumplir el país, y el presidente Macri, a la hora de mediar y acercar posiciones.

"Tratamos de tener visiones balanceadas y que todos quieran participar. Después… cada uno dice lo que quieren. Son los ministros y presidentes de bancos centrales más importantes del mundo: hablan de lo que creen conveniente, de lo que les preocupa. Cuando se tratan los riesgos de la economía global, pueden salir estos temas", le dijo esta semana a Infobae Laura Jaitman, deputy del ministerio de Hacienda.