Luego de que el Gobierno ofreciera a los empleados estatales un aumento salarial del 12%, la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) se declaró "en estado de alerta y movilización" y no descarta la realización de medidas de fuerza.

"Nos parece insuficiente, fuera de lógica, fuera de la realidad que estamos atravesando", señaló hoy Andrés Rodríguez, secretario general de UPCN en declaraciones a Radio La Red, que advirtió sobre una negociación compleja. "El Ejecutivo está en una posición de resguardar absolutamente el objetivo monetario, de la caja de la administración, y no contiene la realidad social", agregó. El dirigente sindical advirtió que si no hay otra oferta, pasarán a un cuarto intermedio, y luego evaluarán acciones por vías de "confrontación y conflicto".

Desde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) también rechazaron la propuesta. "Nosotros vamos a plantear un 25% de aumento con cláusula gatillo y una bonificación de $5000 para recuperar todo lo perdido", señaló el jefe de ATE Nacional, Hugo "Cachorro" Godoy, desde La Quiaca, donde participó de la Marcha Federal contra el Gobierno.

El Gobierno ofreció a los trabajadores estatales un 12% de suba salarial, en tres tramos de 4% para sueldos brutos de hasta $30.000. Mientras que para los que ganen más de esa suma, el aumento sería una suma fija de $4.500. Los que están por arriba de los $100.000 no recibirían incremento.

Rodríguez también manifestó preocupación por los "recortes" en el personal de planta transitoria en el Estado. "Está generando inestabilidad laboral en muchos ámbitos", destacó.

Estas semanas son clave para las negociaciones salariales para los gremios más fuertes, algunos en plena etapa de conflicto y otros cerrando los acuerdos. Ayer, el Ministerio de Trabajo homologó el acuerdo paritario de los trabajadores metalúrgicos. El ajuste contempla un primer incremento del 9% retroactivo a abril pasado y otro de 6%, en julio próximo. Además, establece una cláusula de revisión en diciembre de este año.

En tanto, el líder camionero, Hugo Moyano, ratificó su pedido de aumento salarial del 27% para su gremio y les pidió a las patronales del sector no dejarse amedrentar por supuestas presiones del Gobierno para no avalar un incremento por esa cifra. Moyano advirtió: "No se descarta nada, ni un paro, ni un abrazo con los empresarios. Que ellos elijan".

Mañana habrá reunión en el Ministerio de Trabajo y si no hay acuerdo el lunes arrancarían asambleas en los lugares de trabajo. "El congreso me ha dado las facultades para tomar las determinaciones que sean necesarias si no hay respuesta con respecto al pedido concreto de aumento salarial que hemos comunicado al sector empresario", sostuvo Hugo Moyano.

El líder sindical señaló que no cree que "los empresarios se nieguen" a dar el aumento del 27%, pero planteó que la negociación de todas formas podría complicarse por presiones de la Casa Rosada.

De esta forma, Moyano desafía la pauta que promueve el macrismo reclamando un 27%, cifra que supera ampliamente la pauta oficial del 15% por el cual ya firmaron varios gremios de la CGT, aunque con cláusula de revisión por si la inflación supera ese número.