Luciano Laspina, Humberto Bertazza, Julián de Diego y Norberto Marconi (Thomson Reuters)
Luciano Laspina, Humberto Bertazza, Julián de Diego y Norberto Marconi (Thomson Reuters)

Los proyectos de ley de Reforma Tributaria y Laboral es uno de los temas que más concentra la precoupación de contadores y abogados expertos en impuestos y relaciones laborales, porque en ambos casos se trata de cambios trascendentales y muy complejos, aunque en sus efectos parecen claros que derivarán en claros incentivos a la inversión, el empleo y la exportación, y al conjunto de las familias con reducción de precios que posibilitará la esperada baja del Impuesto a los Ingresos Brutos en las provincias.

En su seminario de Thomson-Reuters, en la sala Pablo Picasso a lleno, con más de 400 profesionales sentados, en el Paseo La Plaza, con la conducción y exposición del experto y presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires, Humberto Bertazza; junto a Juan Nicolini; Marcelo Corti; Norberto Marconi y el abogados laboralista, Julián de Diego; el diputado nacional de Cambiemos por Santa Fe, Luciano Laspina, que renueva su banca el próximo 10 de diciembre, destacó al cierre de una jornada de más de tres horas de análisis punto a punto de los aspectos más relevantes de las iniciativas del Gobierno nacional, que "el eje en un contexto de mucha debilidad fiscal es apuntar a la eliminación de los impuestos distorsivos que desalientan la creación de empleos, la inversión y las exportaciones, entre los que sobresale el gravamen a los Ingresos Brutos, Sellos, Cheque, y la elevada carga sobre los salarios, que no se ve ni en los países comparables con la Argentina, ni con los que queremos parecernos".

Luciano Laspina: “El gravamen a los Ingresos Brutos, Sellos, Cheque, y la elevada carga sobre los salarios, que no se ve ni en los países comparables con la Argentina, ni con los que queremos parecernos”

Si bien aclaró Laspina que el resultado de las reformas que se espera que ingrese al Congreso el próximo lunes (los legisladores aseguran que sólo cuentan con las presentaciones sintéticas que hicieron los ministros de Hacienda y de Trabajo) tendrá una aplicación gradual, en 5 años porque "la urgencia es junto a la eliminación de dichas distorsiones también bajar el déficit fiscal, y tender a un sistema tributario progresivo, porque hoy en términos relativos paga más el que menos ingreso tiene".

El debate no será sencillo, y difícilmente se inicie su tratamiento antes de la renovación de las Cámaras con el resultado de las elecciones del 22 de octubre, probablemente en Extraordinarias, no sólo por la "complejidad de los cambios y de las distorsiones en las disposiciones reglamentarias y procedimientos, que según los expertos requerirán también de profundas modificaciones, porque tiene en muchos casos criterios contradictorios que no están claros que serán corregidos"; sino también porque "las provincias explican buena parte del problema tributario, así como las tasas municipales y la falta de contraprestación de servicios", agregó Luciano Laspina.

Respecto de la iniciativa de imponer un Impuesto a la Renta Financiera de las personas físicas, el legislador la justificó porque "siempre hubo un pedido de los bloques opositores, pero ahora dicen que se nos fue la mano con el mínimo no imponible", sería de $51.967 al año, siempre que los ingresos generados en el período no superen los 259.835 pesos.

REFORMA LABORAL

Respecto de las modificaciones que se prevé regular en materia de legislación del trabajo, el especialista Julián de Diego dijo que "no es un hecho, sino un proceso que recién comienza, porque muchas de la iniciativas no sólo ya se pusieron en práctica con los últimos acuerdos sectoriales de Vaca Muerta, automotrices, petroleros, que ya habían empezado en los 90, para favorecer el empleo y la inversión". Pero además, destacó la importacia de "atacar a la industria del juicio, en particular por accidentes no comprobables, e indemnizaciones por despidos".

Julián de Diego: “Muchas de la iniciativas no sólo ya se pusieron en práctica con los últimos acuerdos sectoriales de Vaca Muerta, automotrices, petroleros, que ya habían empezado en los 90, para favorecer el empleo y la inversión”

En este punto, De Diego, destacó la importancia de quitar la palabra "devengada", y reemplazarla por "la mejor remuneración bruta habitual, por monto y concepto", para excluir los efectos del aguinaldo, bono anual, o premio extra por algún aniversario de la empresa, pero, en cambio, estimó que "debiera incluir el cobro de horas extras habituales".

LEA MÁS: