La verdad detrás de los rumores de salida de Carlos Tevez de Boca

Algunos trascendidos instalaron la posible partida del capitán xeneize: qué piensa el 10 del equipo de Russo

¿Tevez puede irse de Boca? (EFE/Marcelo Endelli)
¿Tevez puede irse de Boca? (EFE/Marcelo Endelli)

El rumor se instaló en las últimas 48 horas: ¿Carlos Tevez puede irse de Boca? Luego de la eliminación del equipo dirigido por Miguel Ángel Russo en las semifinales de la Copa de la Liga Profesional ante Racing, en la que se vio a un Apache deslucido, apagado, casi desganado (en idéntica sintonía con algunos de sus compañeros) y que encima falló la primera ejecución de la serie de penales, la incógnita surgió desde el entorno del futbolista.

Para comprender el contexto, primero hay que ir a lo contractual: tras muchas idas y vueltas, Tevez firmó a principios de julio de 2020 la renovación de su vínculo por 18 meses con una cláusula de salida ejecutable para mediados de 2021. Es decir que Carlitos está habilitado para decir adiós en este mercado y buscar otros horizontes. Si no, permanecerá hasta diciembre con la actual edición de la Libertadores concluida (la final será el sábado 20 de noviembre). Hasta hace semanas lideró futbolísticamente a un elenco que se quedó en las puertas de la final del torneo local y se aseguró el boleto a los octavos de la Copa, el certamen más anhelado por CT10 en el epílogo de su carrera profesional. Entonces, ¿por qué pensaría en marcharse ahora?

Ya no es un secreto a voces que los miembros del Consejo de Fútbol xeneize protagonizan una guerra fría con Tevez, que siempre fue sindicado por ellos como macrista y angelicista, sectores políticos afines e históricamente antagonistas a las ideas de Juan Román Riquelme. Cuando tomaron las riendas del club fueron Jorge Bermúdez y Raúl Cascini los que lo tildaron de “ex jugador”. De hecho el colombiano fue durísimo en las redes sociales y lo acusó de oportunismo político. Román, en sus esporádicas apariciones públicas, optó por la cautela. Con los dos últimos títulos locales sellados, pactaron una tregua tácita desde ambos bandos.

Tevez y Riquelme, protagonistas de una guerra fría en Boca
Tevez y Riquelme, protagonistas de una guerra fría en Boca

Fue el propio Apache quien declaró tras la conquista de la Copa Diego Maradona ante Banfield que “hay Tevez para rato, no tengo pensado dejar. Voy a seguir intentándolo, puedo dar y seguir. Que la gente se quede tranquila que no voy a cometer el mismo error dos veces. Me quedo en Boca”. Con el “error” se refería a su abrupta partida a China a fines de 2016 para convertirse en uno de los futbolistas mejor pagos del mundo.

Pero el panorama se modificó en los últimos meses por diversas cuestiones. De movida, el CDF borró a su ladero Wanchope Ábila, quien encontró asilo en la MLS y advirtió que “pronto se sabrá la verdad” sobre su transferencia. Mientras tanto, el cuerpo técnico y la directiva buscan alternativas en la ofensiva del equipo dentro de un mercado de pases en el que sonaron apellidos importantes aunque todavía no se cerró a ninguno. ¿Qué rol tendrá Tevez en el once de ahora en más? Russo quiere contar con él por su vigencia y liderazgo. No obstante, el DT sabe internamente que, ante la chance de sumar nuevas caras, ya no será intocable como hasta ahora. A las mencionadas cuestiones internas y futbolísticas se le sumó una delicada situación personal como la pérdida de su padre.

Tevez podría irse de Boca en este mercado o a fin de año, cuando termine su contrato (REUTERS/Juan Mabromata)
Tevez podría irse de Boca en este mercado o a fin de año, cuando termine su contrato (REUTERS/Juan Mabromata)

Tevez evalúa un cambio de aire junto a su familia, pero tiene claras dos cosas: que el segundo semestre de 2021 lo verá dentro de una cancha de fútbol (o sea, no se retirará) y que, si no es en Boca, militará en un club del exterior (no jugará en otro equipo argentino). Ahora bien, ¿en qué posición quedará Tevez si opta por rescindir su vínculo con Boca? Desde el Consejo de Fútbol no harán movimientos evidentes para propiciar su salida y, con contrato vigente y la posibilidad latente de continuar, Carlitos quedaría como el único responsable de su destino fuera de la institución. Y eso no será todo: no habrá espacio para un hipotético arrepentimiento del ídolo que cumplirá 38 años en el próximo febrero. Por cuestiones deportivas (Boca buscaría reemplazantes de inmediato en su posición ante su teórica baja) y políticas, ya que un portazo significaría desaparecer definitivamente del mapa de la Ribera al menos hasta que acabe el mandato de Jorge Amor Ameal y Riquelme a fines de 2023. Una despedida hoy fracturaría decididamente la fría relación que existe entre los ídolos, que exhibe una evidente grieta.

El plantel de Russo estará de licencia hasta el 18 de junio, cuando retome la actividad e inicie la pretemporada. Tevez hablaría en los próximos días sobre su futuro y manifestará si formará parte del grupo. En la oficina de la vicepresidencia ni se mosquean por esta situación: si el capitán confirma su continuidad, será bienvenido; si anuncia que rescindirá su contrato, no pondrán reparos. Frente a esta última opción, la guerra estará declarada. Si Tevez puede llegar a ser un caballito de batalla de la oposición pensando en las elecciones de 2023, será tema de un próximo capítulo.

SEGUIR LEYENDO: