El plantel del Arema FC tomó medidas contra el coronavirus antes de que se expandiera la pandemia (Arema FC official)
El plantel del Arema FC tomó medidas contra el coronavirus antes de que se expandiera la pandemia (Arema FC official)

Malang, isla de Java. A más de 15.000 kilómetros de Argentina se halla Mario Gómez, entrenador del Arema FC de Indonesia al que arribó en enero. El marplatense, recordado por ser bicampeón como futbolista en el Ferro de Timoteo Griguol, lleva 25 años como técnico: arrancó como ayudante de Héctor Cúper, se independizó, dirigió a varios equipos del país (tuvo varios ciclos en Gimnasia y Esgrima de Jujuy) y también del exterior. Desde hace más de cinco años experimenta en territorio asiático, donde vive la cuarentena de un modo peculiar.

El estratega, de 63 años, probó suerte en el South China de Hong Kong en la temporada 2014/2015, pasó por Malasia (Johor FC y la selección nacional) de 2015 a 2017 y se instaló en Indonesia en los últimos tres años. Primero condujo al Persib Bandung y luego al Borneo FC, antes del Arema, con el que llegó a dirigir tres encuentros antes de la suspensión del fútbol por el COVID-19.

Mario cuenta con varios coterráneos en el plantel: el preparador físico Marcos González y los jugadores Jonatan Bauman y Elías Alderete. Al cuarteto albiceleste se le suma el uruguayo Matías Malvino, uno más de la banda a esta altura. En época de aislamiento, están más unidos que nunca: a excepción del Profe, los otros viven (con habitación propia) en un hotel de la ciudad indonesa. El país cerró varios aeropuertos, aunque no las fronteras.

Los argentinos Mario Gómez, Joni Bauman, Elías Alderete y el uruguayo Matías Malvino en el hotel indonesio donde pasan la cuarentena por el coronavirus
Los argentinos Mario Gómez, Joni Bauman, Elías Alderete y el uruguayo Matías Malvino en el hotel indonesio donde pasan la cuarentena por el coronavirus

“Acá no hay cuarentena obligatoria oficial, pero la gente no sale mucho generalmente. Nosotros hacemos cuarentena voluntaria. Se ve a gente que va y viene en motos y autos, pero no como normalmente se ve. Muchos lugares están cerrados, como gimnasios y demás. Los bancos y supermercados están abiertos. A la tarde ya se ve poco movimiento y a la noche directamente nada”, describió la situación de Malang.

Los entrenamientos fueron suspendidos y la federación de fútbol indonesa informó a través de un comunicado oficial que la actividad se reanudará recién el 1° de julio. El preparador físico, que se hospeda en una casa junto a su familia, les envía ejercicios a los jugadores para que trabajen de forma particular por medio de una aplicación.

Con contrato hasta diciembre de este año, Mario Gómez tenía planificado recibir a su familia en mayo y aprovechar algún receso para viajar unos días a Argentina. Sin embargo, esta pandemia trastocó sus planes y podría dejarlo encerrado en Indonesia hasta 2021.

Los estudiantes de la Academia Arema que se entrenan en Rampal Field recibieron atención médica de voluntarios de Malang Unite contra Corona. Además, los futbolistas del plantel profesional fueron revisados para corroborar que no tuvieran fiebre antes de su último compromiso
Los estudiantes de la Academia Arema que se entrenan en Rampal Field recibieron atención médica de voluntarios de Malang Unite contra Corona. Además, los futbolistas del plantel profesional fueron revisados para corroborar que no tuvieran fiebre antes de su último compromiso

“Desde que llegué a Hong Kong en diciembre de 2014 nunca sucedió algo así. La gente tiene cuidado y respeto, hablan continuamente en la televisión de las medidas de prevención. Tomar distancia de uno o dos metros, usar barbijo cuando es necesario y que no se agolpe público en lugares cerrados”, le comentó a Infobae. Y al mismo tiempo aclaró: “Si bien no he salido mucho porque estoy prácticamente todo el día en el hotel, no veo pánico en la gente”.

La rutina para el grupo sudamericano se tornó bastante monótona. Salen para comprar algo y vuelven al hotel. De vez en cuando caminan en la cuadra para tomar aire y algo de sol. En alguna oportunidad bajan al lobby, donde ni siquiera se pasea mucha gente. Al tener pensión completa, no necesitan salir a menudo por víveres: “Con los chicos nos juntamos a tomar algo a dos metros de distancia y así la vamos llevando para hacerlo más llevadero. No es fácil. El hecho de saber que vamos a estar un mes y pico parados pero no podemos escaparnos a Argentina te desespera un poco”.

Mario Gómez junto a Marcos González, entrenador y preparador físico del Arema FC de Indonesia (Arema FC official)
Mario Gómez junto a Marcos González, entrenador y preparador físico del Arema FC de Indonesia (Arema FC official)

Los argentinos de la liga indonesa se mantienen a la expectativa de la bajada de línea que pueda llegar a hacer la FIFA: se especula con que el ente que rige al fútbol mundial recomendará reducir un porcentaje de los sueldos de los jugadores para atenuar el golpe económico que le significará el coronavirus a los clubes.

“Acá hay casi 270 millones de personas, no es fácil parar este país. Vimos que en varios lugares se cerraron hasta los hoteles, por suerte el nuestro sigue abierto, no tuvimos problemas. Ahí sí que se complicaría más la situación”, marcó el ex defensor que también dirigió a Ferro en en la temporada 2011/2012.

La celebración de Mario Gómez junto al plantel del Arema FC el día de su cumpleaños
La celebración de Mario Gómez junto al plantel del Arema FC el día de su cumpleaños

El pasado 27 de febrero, a cuatro días de tener su estreno como DT del Arema (venció 2-0 como visitante al TIRA Persikabo), Mario recibió al plantel, con el que celebró su último aniversario. Luego llegaría el triunfo, lo que redondeó un arranque perfecto. Pero a principios de marzo se esparció el virus a nivel mundial y la historia cambió. Hoy tal vez esté viviendo uno de los momentos más críticos desde su llegada a Asia por el aislamiento.

“Si esta situación no se soluciona medianamente pronto y se abren nuevamente las fronteras en Argentina para poder viajar nos vamos a tener que quedar acá. Ahora esperaremos a que se reinicien los entrenamientos”. Mario se arma de paciencia porque la suerte está echada.

SEGUÍ LEYENDO