Jorge Ameal, presidente de Boca Juniors (REUTERS/Matias Baglietto)
Jorge Ameal, presidente de Boca Juniors (REUTERS/Matias Baglietto)

Minutos antes de mantener un cónclave con Juan Román Riquelme y Miguel Ángel Russo para tocar las novedades del mercado de pases y otros temas vinculados a lo deportivo, Jorge Amor Ameal habló de la continuidad de varios de los futbolistas que parecen tener abierta la puerta de salida. Aunque con mucho hermetismo, el presidente xeneize respondió en TyC Sports a cada caso particular.

Alexis Mac Allister. Al mediocampista le aprobaron el permiso de trabajo para jugar en el Brighton inglés (club al que pertenece), que intentará llevárselo después de que finalice el Preolímpico Sub 23. “Tenemos que charlar, recién aparece esto. Nosotros le damos mucha importancia a la parte deportiva. La económica la vamos a ir resolviendo”, dijo Ameal. En principio, seguiría hasta mitad de año, cuando vence su contrato. Luego sería muy difícil retenerlo.

Nahuel Molina. “Esperamos que el chico se quede. Fue a préstamo a Defensa y Justicia y después a Central y nadie le amplió el contrato. Había un desorden en el club. Hay responsabilidades adentro”, opinó el máximo directivo. Russo lo considera como posible titular pero deberá extender su vínculo o podría ser marginado del plantel.

Sebastián Villa y Emanuel Reynoso. Algunos trascendidos vincularon al colombiano como posible venta al fútbol mexicano y al cordobés a la MLS. “Son jugadores de Boca y vamos a apostar a lo deportivo”, contestó Ameal cuando le consultaron, en dos ocasiones, si iban a quedarse en Boca.

Santiago Ramos Mingo. El defensor central de 18 años mantiene un conflicto contractual con Boca desde el año pasado, cuando Nicolás Burdisso (en ese entonces director deportivo) llevaba adelante las negociaciones por su firma. El juvenil pretendido por el Barcelona no se presentó en los últimos entrenamientos y Ameal detalló: “Jurídicamente estamos en condiciones de plantear que el jugador es nuestro porque hay una cláusula en FIFA que nos avala por los ingresos que tuvo el jugador. Nunca retiró el dinero que le correspondía pero está hecha la factura en tiempo y forma. Están manejándolo nuestros abogados. Vamos a pelear porque es patrimonio del club; no se puede quedar libre un chico que es solución”. Adrián Ruocco lo representó hasta que el joven futbolista optó por no firmar con el Xeneize.

Por otra parte, Ameal informó que iniciaron una auditoría en el fútbol amateur para conocer por qué Boca prescindió de algunas promesas. Calificó de positivo el encuentro con Rodolfo D’Onofrio y dijo sobre la chance de incorporar al peruano Paolo Guerrero: “Hay un tema, el dinero, los dólares, los números... Pero estamos muy contentos con el trabajo del técnico, Román, el Chelo, Cascini y nuestros jugadores. Estamos muy bien y esperamos traducirlo el domingo en la cancha”.

SEGUÍ LEYENDO