El entrenador que dirigió a Messi en las infantiles de Newell's le dedicó unas palabras tras ganar su sexto Balón de Oro (REUTERS/Christian Hartmann)
El entrenador que dirigió a Messi en las infantiles de Newell's le dedicó unas palabras tras ganar su sexto Balón de Oro (REUTERS/Christian Hartmann)

Con 32 años y vislumbrando la recta final de su carrera, Lionel Messi se mantiene en la cresta de la ola y logró lo que ningún jugador: el sexto Balón de Oro. El premio con el que desniveló su paridad con Cristiano Ronaldo lo puso en boca de todos nuevamente y, por más redundante que parezca, generó la idolatría y veneración de propios y extraños.

Enrique Domínguez, quien lo dirigió en el predio Malvinas Argentinas (semillero de Newell’s), publicó una imagen en las redes sociales y le dedicó unas palabras.

“CATEGORIA 1987 N.O.B. Hace 20 años. Muchachos !! Un pedacito de este 6to balón de Oro de Leo, también es de uds. Todos los sueños deben ser alimentados y sostenidos, por excelentes compañeros dentro de la cancha y mejores como persona, fuera de la misma, como lo han sido uds. y otros que no están en esta foto. Si acompañamos un sueño, una vez concretado, también es nuestro. FELICIDADES LEO MESSI. FELICIDADES Y MIL GRACIAS CAT. 87 ESCUELA DE FÚTBOL N.O.B. MALVINAS ARGENTINAS”. La foto revelada en cámara con rollo se mantiene intacta y no había salido a la luz públicamente hasta ahora.

El diminuto Lionel Messi posa abajo: es el tercero de izquierda a derecha (Foto: gentileza Enrique Domínguez)
El diminuto Lionel Messi posa abajo: es el tercero de izquierda a derecha (Foto: gentileza Enrique Domínguez)

Arriba, de izquierda a derecha están: Marcelo Romero, Lucas D’Alessandro, Franco Casanova, Juan Cruz Leguizamón, Leandro Giménez, Mariano Miró, Lucas Molina Rojas y Diego Rovira. Abajo, de izquierda a derecha forman: Emanuel Sangregorio, Leandro Benítez, Lionel Andrés Messi, Lucas Scaglia, Emanuel Correa, Gerardo Grighini y Federico Rosso. Acompaña arriba a la izquierda Antonio Enrique Domínguez.

Domínguez es nada menos que el padre de Sebastián, el ex defensor de Newell’s, Vélez, Estudiantes de La Plata y la Selección. Quique conoció la versión más pura de la Pulga, en su niñez. Ya ha revelado la anécdota del “Bolsito de la ilusión” con el que viajó a un campeonato nacional en Mar del Plata y también dio detalles del día que se quebró un brazo por errarle a la pelota. Es un anecdotario hecho persona. Un tipo con memoria privilegiada.

En diálogo con Infobae, contó que se enorgulleció tanto al ver la imagen de Leo con los seis Balones de Oro que se inspiró con algunas líneas sin dejar afuera a sus ex compañeros. A aquellos que trazaron un camino paralelo en el mundo del fútbol o directamente optaron por otros senderos en la vida.

La formación refleja a la categoría 87 que integraba Messi, uno de los jugadores del equipo A. Eran canchas chicas aunque esporádicamente pasaban a la grande, de 11, nutriéndose con chicos del equipo B.

SEGUÍ LEYENDO