Lo repitió varias veces y ahora directamente sepultó todo tipo de dudas. Lionel Messi aseguró que de chico era hincha de Newell’s y sigue siéndolo. Pero además, explicó por qué se generó una confusión con su supuesta simpatía por River e Independiente.

“Viste, lo dije en su momento. Hubo una época en que decían que era de River porque no festejé el gol del Barcelona en la final del Mundialito, argumentó la Pulga en una entrevista que realizó en España con TyC Sports.

Por otra parte también aclaró que tampoco era del Rojo y contó por qué lo vincularon con el equipo de Avellaneda: “Yo andaba con camisetas que me gustaban, esa de Independiente era linda, estaba muy buena, era blanca con los diablitos. Salió una foto y empezaron con eso. Pero fui siempre de Newell’s y sigo siendo”. Y cuando le preguntaron si jugar en el Parque Independencia es algo que se debe, respondió: “Eso no cambió, lo sigo pensando”.

La imagen que generó confusión: Messi con una camiseta alternativa de Independiente en una foto familiar
La imagen que generó confusión: Messi con una camiseta alternativa de Independiente en una foto familiar

Por último lo consultaron por la chance de disputar un clásico rosarino alguna vez. Messi dijo: “Me hubiera gustado jugarlo como también en el fútbol argentino en general. Yo iba a la cancha siempre con mi viejo, a la platea, a la popular. Ver lo que era eso... era impresionante”.

A la hora de comparar los clásicos argentinos con los de España fue contundente: “La gente lo vive diferente, en Argentina está más loca por ese tema. No ganar el clásico significa muchísimo. Acá querés ganar, pero si perdés no pasa nada. Ahí no podés salir de tu casa si perdés un clásico, es una locura. Son todos iguales: el de Rosario, el de Córdoba, el Boca-River o Independiente-Racing. Todos se viven de la misma manera, lo vive así la gente. La locura del día a día se lleva al fútbol y termina siendo un desastre”.

En cuanto a la posibilidad de alguna vez jugar en la Superliga, se mantuvo en la línea que viene declarando durante los últimos años: “De acá no me quiero ir, no tengo la idea de moverme. Tengo el sueño de poder jugar en Newell’s o en el fútbol argentino, pero no sé si se va a dar porque hoy tengo una familia que está por delante de mis deseos. Veremos….”.

“Es una realidad. Es algo que como decía ahí: lo soñé desde chiquito. Pero también es una realidad que tengo una familia, que vivo en un lugar que me dio todo y gracias a Dios estoy tranquilo. Puedo darle un futuro a mis hijos espectacular. Hoy pensamos mucho mas eso que en el deseo mío de poder jugar en el fútbol argentino. Siempre está ahí. Intentaré convencer a la familia, porque hoy hay que convencer a los hijos también. Cuando a Thiago le tiro en joda que nos vamos no le gusta nada. Estamos un mes en Argentina y ya quiere volver porque extraña a sus amigos”, agregó.

SEGUÍ LEYENDO