Corrían 28 minutos de la primera parte en el encuentro que enfrentó a Inglaterra y Argentina por la segunda jornada del Grupo D, cuando Ruth Bravo se tiró a barrer adentro del área y llegó un segundo tarde a cortar a Alex Greenwood, lateral británica. La jueza no dudó al sancionar penal y llegó la hora de lucirse para Vanina Correa.

En el estadio Océane de la ciudad francesa de Le Havre, dirigió la china Qin Liang.

La experimentada arquera de Rosario Central esperó hasta último momento para estirarse sobre su lado izquierdo y con el brazo izquierdo llegó a evitar la caída de su valla. En el remate de Nikita Parris, tocó el balón que luego se estrelló en el poste y terminó en saque de arco ante el intento fallido de Jodie Taylor.

El racimo “albiceleste” rodea a Correa después del penal atajado a Parris (REUTERS/Bernadett Szabo)
El racimo “albiceleste” rodea a Correa después del penal atajado a Parris (REUTERS/Bernadett Szabo)

Más tarde, la arquera albiceleste le sacó un mano a mano a Beth Mead en un momento clave: iban 40 minutos de la etapa inicial. Ya en el complemento, Parris probó de zurda tras un rebote en una pelota parada y nuevamente la guardameta argentina despejó. Un rato más tarde atrapó un cabezazo de Taylor, autora del tanto de la victoria 1-0 de las inglesas.

Correa (35 años) venía de mantener el cero en su arco en el estreno frente a Japón y disputó el Mundial de China 2007, en la que fue la última participación del conjunto nacional. Tiene una historia personal particular: se había retirado del fútbol pero el entrenador Carlos Borrello la convenció para volver hace un par de años.

Cabe recordar que por la misma zona, Japón venció 2-1 a Escocia en primer turno. Con la derrota 1-0, Argentina quedó tercera y el miércoles definirá su clasificación.

SEGUÍ LEYENDO