(Reuters)
(Reuters)

Hoy el resultado del partido es una anécdota. Se recordará como "el milagro de Marcos Rojo", el día que un defensor apareció por el centro del área a los 85 minutos para mandar la pelota al fondo de la red y darle la victoria a Argentina por 2 a 1 frente a Nigeria, con la que avanzó a octavos de final en el Mundial de Rusia.

Sin embargo, aquella acción se vistió de hazaña por el resultado adverso que venía teniendo el partido. Con un penal sancionado por el VAR, en el que supuestamente Javier Mascherano sujetó dentro del área a Leon Balogun, Victor Moses había convertido el 1-1 parcial y decretaba, de esta manera, la eliminación temprana de la Selección en fase de grupos.

Esa falta, sancionada por el turco Cuneyt Çakir y ratificada por el italiano Daniele Orsato, encargado del Asistente Arbitral por Video del cruce, puso en jaque al equipo dirigido por Jorge Sampaoli y lo obligó al milagro.

Penal sancionado a Mascherano en Argentina-Nigeria

El Jefecito no sujetó al defensor alemán nacionalizado nigeriano en el córner; fue Balogun el que se dejó caer ante la marca celosa del ex River  y fabricó la sanción de la pena máxima. Esta imagen se repitió en el cruce por octavos de final entre España y Rusia, pero con un desenlace distinto.

A los 114 minutos de juego del partido disputado en el estadio de Luzhniki, Koke ejecutó un tiro libre al corazón del área rusa sin poder encontrar un compañero. No obstante, luego de que la pelota se perdiera por línea de fondo, Sergio Ramos reclamó una infracción por parte del defensa Ilya Kutepov.

El juez Björn Kuipers decidió apoyarse en el VAR mediante el intercomunicador para corroborar si la falta había existido. Ante la negativa desde los encargados de la Asistencia Arbitral por Video, el holandés siguió con el desarrollo del juego. Ni siquiera consideró ver él mismo las imágenes; confió plenamente es sus asistentes.

La falta de Ilya Kutepov sobre Sergio Ramos

Claro que, de haber sido sancionada la falta, el rumbo del cotejo hubiese cambiado. Con el 1-1 parcial en el resultado, podría haberle otorgado el pase a la Furia, que finalmente fue eliminada en la serie de penales.

La disyuntiva se disparó entre los argentinos: ¿por qué fue cobrada la supuesta infracción de Mascherano pero no se hizo lo mismo con el país organizador?

"Vimos dos interpretaciones distintas del VAR en las sujeciones. En Nigeria-Argentinas consideraron la sujeción como falta y hoy, en una jugada similar, no se la consideró falta. Eso muestra que la humano-tecnología no es la panacea. A mi criterio ninguna de las dos acciones tuvieron identidad de falta", explicó Miguel Scime, ex árbitro y columnista de Infobae.

Nadie duda de que la implementación de la tecnología en el fútbol es necesaria y beneficiosa, pero se deberá unificar criterios si lo que se busca es que las sanciones sean más justos.

Seguí leyendo: