Paula Pareto se impuso ante la brasileña Larissa Farías en su primer compromiso, pero luego no logró sostener su nivel (Foto: Prensa COA)
Paula Pareto se impuso ante la brasileña Larissa Farías en su primer compromiso, pero luego no logró sostener su nivel (Foto: Prensa COA)

Era una de las máximas aspirantes al oro. La campeona olímpica quería subirse al escalón más alto del podio en el Polideportivo 1 de la Videna. El triunfo de Ayelén Elizeche sobre la chilena Judith González (52 kg) en la previa del primer combate de Paula Pareto parecía un buen augurio para la Peque, que comenzó su incursión en Lima frente a la brasileña Larissa Farías en la categoría femenina hasta 48kg. sin embargo, perdió en semifinales y debió retirarse de la pelea por el bronce, generando incertidumbre por su estado de salud.

Laura Martinel, su entrenadora, explicó que "tiene una hernia en las cervicales y se le durmió el brazo. Tiene miedo de sufrir una lesión más grave, no quiere correr riesgos. Se tiene que cuidar porque en 15 días tiene el Mundial en Tokio".

En el mismo escenario donde Los Gladiadores se consagraron con la clasificación a Tokio 2020 y La Garra sumó la presea de plata al caer ante Brasil, la experimentada judoca de San Fernando había expuesto su jerarquía para comenzar los cuartos de final de la mejor manera.

A pesar de los ensordecedores gritos de aliento de la delegación brasileña, Pareto logró dominar la primera lucha para acceder a las semifinales con una ventaja justa, pero clara.

El segundo duelo de la tarde fue contra la cubana Vanesa Godinez, una rival que se había destacado con un solvente triunfo frente a la estadounidense Anne Suzuki, gracias a su enorme destreza física.

El camino hacia el podio de las argentinas se debilitó cuando Elizeche cayó contra la mexicana Luz Olvera. A pesar del sacrificio, la porteña no pudo seguir los pasos de su ídola ante la judoca azteca. Una situación no que pudo revertir en el repechaje contra la panameña Kristine Jiménez.

La intensidad con la que vivió Gerardo Werthein cada combate, fue una clara muestra de la expectativa que despertaba la Peque. El titular del COA se animaba a celebrar cada conquista como propia. Con la sonrisa constante, los resonantes silbidos y los aplausos eternos, el miembro del Comité Olímpico Internacional festejó cada movimiento de Pareto a escasos metros del tatami.

Sin embargo, la campeona olímpica no pudo frente Godinez y la desilusión invadió a la capital incaica. La derrota en Golden Score significó un duro golpe para el deporte argentino. El único consuelo que se permitió observar en el rostro de la Peque, fue la esperanza de ganar una última pelea para escalar al último escalón del podio.

En el último compromiso, la jornada debía ser ante la mexicana Edna Carrillo, quien mantuvo sus aspiraciones al bronce luego de superar en el repechaje a la colombiana Luz Álvarez. Como Pareto decidió no presentarse al combate, el último escalón del podio fue para la protagonista azteca. El entorno de la Peque hizo referencias a problemas físicos: se habló de adormecimiento en piernas y brazos. Se aguarda por la comunicación oficial.

"Es una hernia que tengo desde hace rato y desde la primera pelea me empezó a molestar la espalda. Me dio bastante miedo y en 15 días compito por el Mundial. Por eso decidí bajarme de la última pelea, con un dolor en el alma. Mi psicólogo me ayudó en la decisión", señaló la judoca. "Me puse el pantalón para salir, pero me mareé de vuelta y me asusté un poco", agregó.

"Primero se me durmió un brazo, después el otro. Empecé a ver estrellitas y dije basta", confesó la Peque. En cambio, la rival que logró vencerla y concluyó su participación con la presea de plata después de la derrota en la final ante la dominicana Estefanía Soriano, aseguró que no advirtió ninguna merma física en la argentina. "En el combate con ella no percibí ningún movimiento extraño, pero si ella lo dijo debe haber sido por algo. Pareto es Pareto. Es la campeona olímpica. Es una guerrera que admiro mucho. Por eso esta medalla vale como la de oro. Por lo que significado que tiene el triunfo con ella y porque tuve un hijo hace un año y tres meses", aseguró Vanesa Godinez.

Seguí leyendo