El gran gesto de Marcelo Gallardo tras la goleada ante Nacional y la increíble racha de River en la Copa Libertadores

El Millonario goleó 6-2 al conjunto uruguayo y alcanzó la cuarta semifinal consecutiva en el certamen continental más prestigioso

Gallardo destacó el hecho de volver a meter a su equipo entre los cuatro mejores del torneo (REUTERS/Raul Martinez)
Gallardo destacó el hecho de volver a meter a su equipo entre los cuatro mejores del torneo (REUTERS/Raul Martinez)

River resolvió con holgura la serie de cuartos de final de la Copa Libertadores frente a Nacional (8-2 en el global) y avanzó a la semi del certamen continental más importante. Ni el parate de más de seis meses por la pandemia de coronavirus, una desventaja ante rivales que no perdieron continuidad; ni las bajas (Juanfer Quintero, Lucas Martínez Quarta e Ignacio Scocco) frenaron su apetito a nivel internacional, un sello del ciclo de Marcelo Gallardo.

El Millonario, que se medirá con Palmeiras, buscará su tercera final consecutiva en la competencia: le ganó a Boca 3-1 en 2018 en Madrid y perdió frente a Flamengo en Lima en 2019, cuando había sido superior a lo largo de 80 minutos. Pero la increíble racha de River es aún más profunda. Es la cuarta vez consecutiva que llega a semifinales. Y la quinta en las últimas seis ediciones. Además de la estrella celebrada hace dos años, ganó el título en 2015.

Pero, más allá del convencimiento y lo que ofrece sobre el césped, River se mantiene concentrado en los objetivos y deja detalles interesantes, que exceden al juego. Por ejemplo, lo que sucedió en Montevideo después de vencer 6-2 al Bolso.

Allí, Marcelo Gallardo, en lugar de festejar el hecho de que se metió entre los cuatro mejores del torneo, algo totalmente lícito, se acercó a Jorge Giordano para saludarlo y reconocerle el esfuerzo de su equipo, que se mantuvo cerca en el resultado hasta el 2-3 a pesar de jugar con un futbolista menos desde los 18 minutos por la expulsión del arquero Sergio Rochet.

El gesto de Gallardo al final del partido

Y luego también hizo lo propio con los jugadores locales, muchos de ellos jóvenes con futuro, como el mediocampista Gabriel Neves, de 23 años, al que el director técnico tiene en carpeta pensando en el mercado de pases de principios de 2021.

“En el contexto que nos tocó vivir a todos, pensar que estuvimos cinco meses sin entrenar y volver después de ese tiempo, era difícil pensar que podíamos estar en esta posición nuevamente. Así y todo, hubo muchísimo empeño de los jugadores para estar de la mejor manera posible y hoy, volver a jugar una semifinal, es motivo de orgullo. Es muchísimo el esfuerzo que se hace. Los jugadores han entendido que en un club como River no conformarse y debe seguir intentándolo; habla muy bien de ellos”, dijo el coach tras el cotejo.

Con cambios de esquema (4-3-3, 3-4-3, 4-4-2), desarme y reinvención cada seis meses o un año y apuestas que van encontrando su lugar, como Jorge Carrascal, Bruno Zuculini o Julián Álvarez, River otra vez está entre los mejores de América. Bajo la conducción de Gallardo ya ganó 11 títulos. Y con la zanahoria internacional como principal y continua motivación desde su asunción en 2014, va por más.

SEGUÍ LEYENDO: