El partido de Messi ante el Atlético Madrid

En Yeda, Barcelona y Atlético de Madrid se midieron por la semifinal de la Supercopa de España. Fue triunfo del equipo colchonero por 3 a 2, en un partido increíble. Por la otra llave lo espera Real Madrid, que ayer eliminó al Valencia.

Lionel Messi fue titular en el conjunto culé, que aunque tuvo un pobre primer tiempo, en el complemento sacó todo su repertorio. Con un gol, mucha participación y una polémica por el VAR, el argentino se las ingenió para ser uno de los mejores de su equipo, que se durmió sobre el final y terminó sufriendo una dura derrota.

La Pulga comenzó el partido ante el Colchonero bien de atrás en el campo y casi a las espaldas de Arturo Vidal. Intentó ser el cerebro en un Barcelona que prácticamente no generó serias situaciones de peligro. Dominó, como es habitual en el equipo blaugrana, pero no fue totalmente dueño de las acciones.

Con el correr de los minutos, Messi intentó generar más peligro ubicándose por las bandas. Luego de recibir una dura infracción en la rodilla izquierda que preocupó, contó con dos chances: una a los 21′, desde el sector izquierdo, y tras una pared exquisita con Jordi Alba, quien se la devolvió de taco y el argentino remató rasante para que el arquero Jan Oblak se luciera despejando con los pies. Y la segunda, a los 28′ pero por la otra banda, con un remate que le quedó para su perfil zurdo pero que terminó muy por encima del travesaño.

Lionel Messi celebra su gol ante el Atlético de Madrid por la Semifinal de la Supercopa de España (REUTERS/Waleed Ali)
Lionel Messi celebra su gol ante el Atlético de Madrid por la Semifinal de la Supercopa de España (REUTERS/Waleed Ali)

Antes de que finalice la primera etapa, el rosarino mostró destellos de su juego y el quiebre de cintura, acción de los 37 minutos. Sin embargo, la jugada no prosperó y terminó con un pase hacia atrás. El pitazo del árbitro que marcó el final del primer tiempo ocasionó una trifulca entre varios jugadores de ambos equipos. ¿El motivo? La agresión de Joao Felix a Jordi Alba, que provocó la furia y el careo de Messi al portugués.

En el complemento, todo se dio cuesta arriba para el Barcelona por el gol a los 20 segundos de Koke. Sin embargo, la alegría al Atlético de Madrid le duró apenas cinco minutos porque Lionel Messi recibió dentro del área de Luis Suárez y luego de trabar la pelota contra dos rivales, se llevó la pelota y definió a un palo, inatajable para Oblak. Fue el gol 31 en 39 partidos de La Pulga al Atlético de Madrid, una de sus víctimas predilectas.

Messi, en el momento de rematar al gol frente al Atlético de Madrid por la semifinal de la Supercopa de España (REUTERS/Waleed Ali)
Messi, en el momento de rematar al gol frente al Atlético de Madrid por la semifinal de la Supercopa de España (REUTERS/Waleed Ali)

A los ocho, y con un dominio pleno del Barcelona, Messi volvió a contar con una chance en la puerta del área, pero su remate fue exigido y esta vez el arquero esloveno contuvo sin inconvenientes. Hasta que a los 15′ se dio una de las jugadas más polémicas del partido y que lo tuvo al argentino como protagonista. Luego de bajar y “pinchar” una pelota como los dioses, convirtió a colocar sobre un palo. Sin embargo, el VAR actuó y anuló el tanto por mano. Bien el árbitro al acudir a la tecnología y anular el gol.

Lejos de relajarse, el Barcelona fue por más y tres minutos después llegó al segundo tanto por obra de Antoine Griezmann. La Pulga siguió siendo el eje de cada ataque y tuvo otra chance para marcar, a colocar de zurda, que salió apenas desviada. El tercero del conjunto culé llegó de pelota parada, tras un pase preciso de Messi para Arturo Vidal, quien habilitó a Piqué al gol. Sin embargo, este tanto también fue anulado por el VAR por posición adelantada milimétrica del delantero chileno.

La tecnología también actuó de manera polémica sobre el final con una mano dentro del área de Piqué, no sancionada como penal a favor del Atlético de Madrid. Pese a ello, el Colchonero lo terminó dando vuelta sobre la hora con goles de Morata, de penal, y Ángel Correa, bajo un quedo inexplicable del equipo de Ernesto Valverde.

"Fue un golpe duro", reconoció Lionel Messi al término del partido (REUTERS/Waleed Ali)
Fue un golpe duro (Lionel Messi, tras el partido)

“Es un golpe duro para nosotros sobre todo por cómo se dio, porque fuimos muy superiores, pero por errores nuestros generaron contras que fueron goles suyos”, afirmó Messi en la zona mixta tras el partido disputado en el estadio King Abdullah de la ciudad saudí de Yedá. “Fuimos superiores casi todo el partido pero hay que meter los goles. Entregamos dos goles en diez minutos y nos dieron la vuelta. Más allá de si es injusto o no, perdimos”, insistió el capitán del Barcelona, que perdió por 3 a 2 ante el Atlético de Madrid.

El capitán azulgrana insistió en que se hizo “un gran partido y fue una lástima” porque se perdió "por momentos puntuales y errores infantiles”. “Es un resultado que debimos haber cerrado antes. Fue una pena”, añadió el astro argentino, que vio como a su equipo se le anulaban dos goles tras la revisión del videoarbitraje, uno de ellos suyo. “Es un resultado duro. Es un resultado que hace mal porque es un título y más allá de lo que se ha hablado queríamos ganar”, añadió.

Lionel Messi lamentó la derrota y eliminación ante el Atlético de Madrid (REUTERS/Waleed Ali)
Lionel Messi lamentó la derrota y eliminación ante el Atlético de Madrid (REUTERS/Waleed Ali)

“Es verdad que dimos una imagen distinta a la que estábamos dando contra equipos como el Espanyol o la Real Sociedad. Hicimos un gran partido y fue una pena”, afirmó Messi. “Tenemos que seguir trabajando intentando mejorar. Hay mucho que mejorar más allá de que no hacemos buenos partidos”, añadió el capitán azulgrana, tras cosechar la primera derrota del año".

"Hoy por hoy como dije, tenemos mucho que mejorar. Dimos un paso adelante más allá de la derrota no hacemos las cosas como nos gustaría y vamos a intentar seguir el camino de antes y no cometer errores que cometemos", insistió.

Messi también mostró su apoyo al técnico Ernesto Valverde, que poco antes había admitido que la derrota volverá a hacer hablar sobre su continuidad. “Es normal que se hable, pero tenemos que seguir unidos y ser un grupo fuerte”, concluyó Messi.

SEGUÍ LEYENDO: