La Plata se convirtió en un nuevo centro maradoniano gracias a la llegada del Diez a la dirección técnica de Gimnasia. El furor por el ídolo nacional que se vivió en el Bosque fue una muestra de lo que genera el ex jugador de la Selección.

La Paternal, La Boca, Rosario, Sinaloa (México) o los Emiratos Árabes Unidos fueron algunos destinos en los que Diego dejó su huella. Sin embargo, su legado más profundo e intenso tal vez lo haya sellado en el sur de Italia, donde permaneció entre 1984 y 1991 y llevó al Nápoli a la cima de Europa.

Los cinco títulos que logró en el San Paolo lo convirtieron en una leyenda del club sureño. Por lo tanto, la palabra Maradona tiene una connotación divina que describe el sentimiento de los tifosi napolitanos.

De este modo, cuando en el Bosque se tradujo el "himno de las tribunas del Nápoli" al castellano se estableció un acuerdo amparado en el amor por Pelusa.

O mamá mamá mamá
O mamá mamá mamá
Sabes por qué me late el corazón?
Vi a Maradona
Vi a Maradona
Mamá, estoy enamorado.

Fue la canción que eligió Gimnasia para acercarse al club italiano con un mensaje que fue respondido al instante. "Hola Nápoli, te robamos la canción un ratito", se leyó en la cuenta oficial de Twitter del Tripero y pronto llegó la devolución: "Les prestamos la canción con gusto. De Nápoles a La Plata, que suene fuerte este hit en el Bosque".

"¡Que el amor por Diego sea un cuento entre Nápoles y La Plata", acordaron desde el Lobo y pronto el intercambio concluyó con un emoji que refleja el acuerdo internacional con un apretón de manos. Otra vez, el amor por Maradona traspasó las fronteras.

Seguí leyendo