La lista que los encargados de la seguridad portaron en cada ingreso del estadio. Con una marca, los cuatro barras que fueron detectados
La lista que los encargados de la seguridad portaron en cada ingreso del estadio. Con una marca, los cuatro barras que fueron detectados

Mientras el grueso de los hinchas de Boca que se trasladaron hasta Ecuador ingresaron al estadio Rodrigo Paz Delgado para vibrar con el cruce frente a Liga de Quito por la ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores, cinco barras no pasaron el filtro, entre ellos, Rafael Di Zeo y Mauro Martín, los principales referentes. Todos ellos integraban la lista de 10 nombres que el Ministerio de Seguridad de Argentina le cursó a las autoridades de Ecuador para que les aplicaran el derecho de admisión.

La noticia se conoció en Ecuador esta mañana: Julio Álvarez, gerente de seguridad del fútbol de aquel país, anunció que se haría uso del derecho de admisión, después del escándalo desatado tras conocerse por Infobae que La Doce en pleno había viajado a ver el partido de Boca contra Liga. Y esta tarde, las paredes de cada ingreso del estadio lucían con un afiche con las caras y números de documento de los diez hombres más pesados de la barra de Boca, con Rafael Di Zeo y Mauro Martín a la cabeza.

Los barras estuvieron toda la tarde intentando vía sus abogados argentinos dar vuelta la historia, y ante la negativa, decidieron jugársela igual e intentar copar la tribuna visitante. A cinco les fue peor: Mauro Martín, Mariano Mantarro, alias Manija y guardaespaldas de Rafael Di Zeo, Fernando Gatica, apodado Lana y capo de la facción Lomas de Zamora y Carlos Sebastián Maciel, conocido como Esqueletor e integrante histórico de la cúpula, fueron reconocidos cuando estaban por ingresar, los demoraron y resultaron expulsados del estadio. Lo mismo ocurrió con Rafael Di Zeo, quien intentó vulnerar la prohibición con una gorra negra.

Rafael Di Zeo, en el momento de ser interceptado
Rafael Di Zeo, en el momento de ser interceptado

La Policía ecuatoriana les informó además que si regresaban camuflados intentando burlar la decisión, serían detenidos y se les abriría una causa penal. Por lo que este primer grupo de La Doce decidió irse a un bar cercano a ver el encuentro. Quien sí logró romper el cerco fue Francisco Martín Pérez, a quien se lo pudo ver mezclado entre los fanáticos, con una remera con el 12 en el pecho.

Pérez, con la remera de La Doce, en el sector donde se ubicaron los fanáticos de Boca
Pérez, con la remera de La Doce, en el sector donde se ubicaron los fanáticos de Boca

Cabe recordar que los diez barrabravas tienen derecho de admisión desde abril de 2016 impuesto por el Ministerio de Seguridad de la Nación y que éste se había hecho extensivo a toda Sudamérica tras un convenio con la Conmebol. Pero después de lo sucedido en la final de la Copa 2018 y con varios juicios de hinchas a la entidad continental como organizadora del torneo, la Conmebol decidió desligarse de su responsabilidad y darle a cada club la potestad de decisión sobre todas las medidas de seguridad, entre ellas las restricciones de concurrencia. Y Ecuador, tras el pedido de Argentina y el escándalo mediático, optó por no dejar entrar a los capos de La Doce, que habían obtenido la venia judicial para salir del país e ir a ver el partido, a pesar de que tanto sobre Di Zeo como Mauro Martín pesan sendos procesos ya elevados a juicio oral, en el caso del primero como presunto instigador de doble homicidio y en el segundo, como presunto encubridor de un secuestro extorsivo.

“Esqueletor” Maciel, en el momento en el que intentó entrar al estadio
“Esqueletor” Maciel, en el momento en el que intentó entrar al estadio
Mariano Mantarro, con la entrada en la mano, frenado por la seguridad de Ecuador. Se trasladó a ver el partido a un bar
Mariano Mantarro, con la entrada en la mano, frenado por la seguridad de Ecuador. Se trasladó a ver el partido a un bar

"Con la colaboración de María Paula Romo, Ministra de Seguridad de Ecuador, que se preocupó de que los violentos de Argentina no entraran al estadio, y siguiendo una estrategia continental de lucha contra la violencia del fútbol; de la lista que les mandamos, lograron que los cuatro barras que quisieron entrar, no pudieran. Estamos muy contentos y muy agradecidos", señaló la ministra Patricia Bullrich.

SEGUÍ LEYENDO: