Boca dilapidó sus ocasiones para ponerse en ventaja ante Atlético Paranaense (Foto AFP)
Boca dilapidó sus ocasiones para ponerse en ventaja ante Atlético Paranaense (Foto AFP)

Es cierto que Boca encaró el duelo de vuelta ante Atlético Paranaense por los octavos de final de la Copa Libertadores con un poco de tranquilidad gracias a la ventaja obtenida en Curitiba por 1-0. Sin embargo, una victoria por la mínima diferencia no es para confiarse y el "Xeneize" tuvo problemas a la hora de definir sus ocasiones de peligro generadas durante el primer tiempo disputado en la Bombonera.

Cuatros chances claras de gol son las que tuvo el elenco dirigido por Gustavo Alfaro y que no pudo capitalizar, ya sea por imprecisiones a la hora de definir como ´por mérito del rival para evitar la caída de su valla.

La primera oportunidad fue a los 16 minutos. Ramón Ábila recibió un pase filtrado y quedó mano a mano ante el arquero del elenco brasileño, pero decidió cedérsela a Nahitan Nandez hacia la derecha. El uruguayo remató fuerte al arco pero la espalda del lateral Márcio Azevedo desvió el balón y la mandó al corner.

A los 35, Mauro Zárate mandó un corner desde la izquierda al segundo palo, Nicolás Capaldo apareció solo y cabeceó de pique al piso pero el portero Santos alcanzó a manotearla. El rebote quedó corto y le permitió al volante de Boca meterla al centro del área chica, un desvío en Emmanuel Más envío la pelota en dirección al arco; sin embargo Pedro Henrique alcanzó a sacarla en la línea.

Ya en el final de la primera parte, Zárate dispuso de un tiro libre desde el costado izquierdo que mandó al corazón del área, "Wanchope" se encontró solo con la pelota, pero no pudo darle presición y el tiro se fue por un costado del arco.

Un minuto después, Nandez desbordó por la derecha y alcanzó a meter un centro elevado al primer palo para que aparezca Alexis Mac Allister, quien se despachó con un potente cabezazo. Nuevamente apareció la figura de Santos, que bien posicionado y rápido de reflejos, alcanzó a manotear la esférica y mantener su arco en cero.

Seguí leyendo: