River ya había goleado 3-0 a Alianza Lima, por la cuarta fecha del Grupo A de la Copa Libertadores; una victoria trascendental para el campeón defensor, que se acomodó en el segundo escalón de su zona. Matías Suárez, Lucas Martínez Quarta y Nicolás de la Cruz anotaron los goles, pero Enzo Pérez fue una de las grandes figuras de la cancha. Y, cuando le brindó una entrevista a la transmisión oficial, todavía en el césped del Monumental, le dedicó un dardo a Boca.

"Recién te preguntamos si hubo algún partido en el que jugaste mejor que en este. ¿Vos me respondiste cuál?", le dio pie el periodista Marcelo Benedetto. "El de Madrid", respondió el mendocino, de 33 años, con una media sonrisa, en alusión a la Superfinal de la Copa Libertadores 2018, en la que River superó 3-1 a Boca.

El mediocampista le viene ganando el puesto a un referente como Leonardo Ponzio, en base a personalidad, marca y buena distribución del balón. Contra el elenco peruano compartió el centro del campo con Bruno zuculini y, a partir de ellos, River dominó el encuentro de punta a punta. Y pudo haber ganado por un mayor margen.

"Fuimos contundentes, se nos abrió el arco en el primer tiempo y después manejamos bien los momentos del partido, pudimos hacer algún gol más. Buscábamos la victoria para acomodarnos en el grupo y sacamos un buen resultado. Ahora tenemos que buscar la clasificación en Chile", señaló, en alusión al partido que el "Millonario" disputará frente a Palestino el próximo 24 de abril. Hoy se encuentra dos puntos por encima del conjunto trasandino y a cuatro del Inter de Porto Alegre, que lidera la zona.

"En la Copa, salvo en los primeros 20 minutos con Inter, fuimos superiores al rival. Muchas veces tuvimos que pelear desde atrás. Cuando sacamos la ventaja, encontramos espacios y tenemos movilidad para inclinar el partido a nuestro favor", cerró su análisis.

"Cuando está bien en lo físico puede aportar toda su jerarquía, nos da un plus en el juego y en la recuperación de la pelota. No abundan jugadores de esas características, es un jugador muy importante", lo bañó en elogios Marcelo Gallardo tras el encuentro. Esas cualidades están acompañadas por un temperamento particular, que lo ha llevado a protagonizar algunos conflictos; por ejemplo, el enfrentamiento con Ricardo Centurión en el cruce ante Racing en 2018. Y también por un fanatismo por River que, en algunas oportunidades, lo empujan a enviarle un dardo al clásico rival, valiéndose del recuerdo feliz de la Superfinal, todavía fresco.

SEGUÍ LEYENDO: