River e Independiente se enfrentaron en la pasada edición de la Copa Libertadores (Foto Baires)
River e Independiente se enfrentaron en la pasada edición de la Copa Libertadores (Foto Baires)

Por Gustavo Yarroch

Si existieran las hermandades filosóficas, River e Independiente conformarían una de las principales. Emparentados por una historia afín al buen fútbol, son -junto a Boca- dos de los tres equipos más importantes de la Argentina. Los une una historia de grandeza, pero también el gusto de sus hinchas por un fútbol en el que las formas estéticas no pasan desapercibidas. El domingo volverán a verse las caras en el Monumental y la expectativa es grande, con ingredientes de todo tipo para compartir:

1-  Será el primer enfrentamiento entre ambos después del polémico clásico que jugaron el 2 de octubre del año pasado por la Copa Libertadores ganada por River tras superar a Boca en la final en el Santiago Bérnabeu. Aquella noche, también en el Monumental, River se impuso por 3 a 1 y avanzó a las semifinales tras un atrapante duelo en el que Independiente fue claramente perjudicado por Anderson Daronco. El árbitro brasileño ignoró un penal de Javier Pinola a Martín Benítez con el marcador sin goles, a los 27 minutos del primer tiempo. Pese a que la jugada fue revisada por el VAR, Daronco mantuvo su decisión de no sancionar la falta del defensor de River, quien para muchos además debió ser expulsado. No fue la única jugada de la que todavía se agarran en Independiente para afirmar que River fue ampliamente favorecido, más allá de la superioridad que los millonarios mostraron en el juego. El brasileño también anuló un gol de Silvio Romero que hubiera significado el 2-3 en el primero de los cinco minutos de descuento, por una supuesta mano de Emmanuel Gigliotti que en realidad no fue tal: la pelota le dio en el pie. Y en el cuarto minuto de descuento Franco Armani salió a buscar una pelota y al atraparla se llevó puesto a Maximiliano Meza, quien sufrió un traumatismo de tórax. Todo Independiente reclamó un penal que Daronco tampoco cobró. Patricio Loustau será el árbitro este domingo a las 17.45 y su trabajo seguramente será seguido con lupa por propios y extraños.

El árbitro brasileño Anderson Daronco ignoró un penal de Javier Pinola a Martín Benítez

2- Los dos quedaron relegados hace ya bastante de la lucha por el título en la Superliga, pero no por ello jugarán un clásico más. River está en zona de clasificación para la Copa Libertadores 2020, pero sabe que no puede descuidarse porque Atlético Tucumán cuenta con la misma cantidad de puntos. Hoy River marcha cuarto por mejor diferencia de gol (+17 contra +10 de los tucumanos), por lo que cualquier resultado que no sea una victoria podría hacerlo bajar algún escalón en la tabla de posiciones. En el caso de Independiente, su objetivo hoy pasó a ser la clasificación para la Copa Sudamericana. Lo está logrando al ubicarse octavo (el último puesto que otorga un cupo), pero tampoco cuenta con demasiado margen de error porque hay varios equipos que lo persiguen de cerca: Huracán, por caso, tiene la misma cantidad de puntos (32) pero el Rojo lo supera en diferencia de gol (+8 contra +1). Y Unión y Lanús poseen 31 puntos cada uno. En el Monumental, entonces, habrá mucho en juego, pensando especialmente en la clasificación para las próximas Libertadores y Sudamericana.

3- Será la vuelta al Monumental de Pablo Pérez, hoy en Independiente, luego de la frustrada final de la Copa Libertadores entre River y Boca del 24 de noviembre pasado. Aquella vez, el exmediocampista de Boca debió ser trasladado al sanatorio Otamendi por una supuesta lesión en su ojo tras una agresión al micro que trasladaba al plantel de Boca hacia el Monumental, a unos 800 metros del estadio. Luego Boca reclamó el partido ante la Conmebol, que decidió mudar la final a Madrid. Allí, River ganó por 3 a 1 en tiempo suplementario y Pérez jugó hasta los 43 minutos del segundo tiempo, cuando fue reemplazado por Fernando Gago, luego lesionado. En principio, Ariel Holan tenía pensado incluir a Pérez en la formación titular de Independiente.

4- El partido se jugará a cancha llena, como si fuera una final. Las tres victorias consecutivas que River consiguió en la Superliga (ante San Martín de Tucumán, Newell's y Atlético Tucumán) despertaron el entusiasmo de su público, que está deseoso de ver al equipo porque además el miércoles no pudo concurrir al Monumental en el 0 a 0 de la Copa Libertadores frente a Palestino por la suspensión de dos fechas a puertas cerradas que le aplicó la Conmebol por los episodios violentos en la final ante Boca. Por tradición, los clásicos ante Independiente siempre generan un interés especial entre los hinchas de River, que ocuparán los poco más de 62 mil lugares habilitados en el Monumental.

5- El 14 de marzo del año pasado, River le ganó a Boca la final de la Supercopa Argentina en Mendoza. Desde entonces, el vigente campeón de América jugó otros once clásicos entre la Superliga y la Copa Libertadores, y no volvió a perder: siete victorias (tres frente a Racing, dos ante Boca, una frente a Independiente y una contra San Lorenzo) y cuatro empates (uno con Racing, uno con Boca, uno con Independiente y uno con San Lorenzo). Aquel título frente a Boca le dio un impulso para afrontar los duelos ante los otros cuatro equipos grandes de la Argentina que se mantiene firme. Y esa circunstancia, con la consecuente posibilidad de romperle esa racha, no deja de ser otro de los estímulos que tendrá Independiente para afrontar el clásico en el Monumental, donde no gana desde hace casi una década: la última vez fue el 12 de octubre de 2009, por 3 a 1 y con Marcelo Gallardo como futbolista de River. Como contrapartida, Independiente es el último equipo que le ganó un clásico a River: 1 a 0 el 18 de noviembre de 2017, con gol de Nicolás Domingo.

LEA MÁS EN INFOBAE DEPORTES