Se trata de promesas fracasadas que se encandilaron con las luces de los grandes. Artilleros, goleadores y atrevidos en las áreas ajenas que no tuvieron buenas producciones cuando les tocó defender las camisetas de los gigantes del fútbol argentino. La subjetiva lista se extiende en un recuerdo de las decepciones más dolorosas de los últimos años.

Seguí leyendo