La primera Superfinal de Copa Libertadores entre River y Boca, que debía disputarse este sábado desde las 17 en la Bombonera, debió ser reprogramada para el domingo a las 16 por las persistentes lluvias que cayeron sobre la Ciudad de Buenos Aires y que inundaron el campo de juego.

Sin embargo, el pronóstico anuncia que las tormentas continuarán el domingo y que hay altas chances de que haya mal clima en la previa y a la hora del encuentro.

Ante esta situación, el presidente de Boca, Daniel Angelici, confirmó que el domingo a las 11 de la mañana habrá una reunión con sus pares de la Conmebol, Alejandro Domínguez, de AFA, Claudio "Chiqui" Tapia, y de River, Rodolfo D'Onofrio.

En ese momento dará una definición respecto de si el partido se juega o si se reprograma nuevamente. El objetivo es hacer el anuncio temprano para evitar que miles de hinchas vuelvan a movilizarse hacia el estadio.

Más allá de esta reunión pautada para el domingo por la mañana,  ya hay conversaciones entre los dirigentes para pasar el partido para el sábado 17. Esto se debe a dos cuestiones: en primer lugar, a las perspectivas de que el mal clima persista y, además, por cuestiones de organización de la transmisión televisiva al exterior, ya que este cambio repentino de un día para el otro obliga a reorganizar las grillas de los canales.

Quien se opone a esta reprogramación para el próximo fin de semana es el propio Angelici, ya que considera que esto favorecería a River por la posibilidad de que se recuperen algunos de sus lesionados como Leonardo Ponzio o Ignacio Scocco.

(REUTERS)
(REUTERS)

"Hace tiempo venimos haciendo trabajos en la cancha. Es muy importante tener un buen campo de juego, pero no contábamos con que desde las 7 de la mañana iban a llover 100 milímetros, no es algo normal. Además, en el acceso a La Boca había muchas calles anegadas", dijo Angelici desde el campo de juego de la Bombonera a Fox Sports.

A pesar del pronóstico de tormentas para el domingo, "El Tano" se ilusionó con poder jugar. Además, explicó que, aunque personalmente pidió que se tapara el césped con lonas en la noche del viernes, esta acción no se llevó a cabo porque "se daña el césped".

"No hay muchas cosas que hacer, solo esperar a la noche a que deje de llover. En principio, vamos a estar toda la noche viendo cómo mejorar manualmente. Vamos a tratar de colaborar con lo que se pueda para mañana jugar el Superclásico", recalcó.

Asimismo, dejó sentado de que le decisión de la reprogramación es algo que "escapa a los clubes".

"Siempre hay que pensar primero en la gente, en cómo llega y cómo se va. También hay que cuidar la integridad de los jugadores. Tanto River como Boca tienen jugadores amonestados. También hay que tener en cuenta el espectáculo en sí", agregó.

Angelici aseguró que desde el club quieren "jugar cuanto antes" ya que "la cabeza empieza a desgastarse" con las demoras.

"Yo lo hubiera suspendido antes por el pronóstico y por la cantidad de agua que había caído. Por más que la cancha tengan buen drenaje, cuando hay algo natural que sobrepasa todo tipo de previsiones, no aguanta", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO: