La lluvia no permitió que se disputara el primer Superclásico decisivo por la corona de la Copa Libertadores entre Boca y River, pero sí hubo acción en un par de encuentros de Ascenso. Por ejemplo, en San Martín y por la B Nacional, Chacarita e Instituto igualaron 2-2. Y, más temprano, en Zárate, Defensores Unidos superó 2-1 a Atlanta, por la tercera categoría del fútbol argentino.

Después del anuncio oficial de la Conmebol que confirmó la suspensión del primer partido de la Superfinal, comenzaron a aparecer imágenes en las redes sociales de la situación en la que se encontraban algunos estadios, mediante las cuales los clubes apuntaron a marcar la diferencia respecto de la situación en la Bombonera.

Mientras que la cuenta oficial de Sacachispas le propuso a Boca prestarle su cancha para que disputen el duelo, otros fanáticos mostraron fotos de cómo estaba el césped de sus respectivos clubes.

"Así luce en estos momentos el campo de juego del estadio Alfredo Beranger", informaba la cuenta oficial de twitter del Club Atlético Temperley a las 14:30, horario en el que la suspensión del partido aun era un rumor. "Si necesitan les prestamos nuestro estadio. El campo de juego del "Beto" Larrosa está impecable", fue el mensaje del "Lila".

A la misma hora, una cuenta asociada al club de Quilmes publicó fotos del Estadio Centenario y otra cercana a Vélez Sarsfield hizo lo propio con el José Amalfitani.

"Así está el Libertadores de América en este momento. Tremendo como luce el estadio de Independiente, a pesar de la lluvia torrencial", aseguró un partidario del "Rojo" junto a tres imágenes del Estadio.

El superclásico Boca Juniors-River Plate, por la ida de la final de la Copa Libertadores 2018 previsto para este sábado, se suspendió por inclemencias climáticas y quedó pautado para el domingo a las 16, anunció la Conmebol.

Una lluvia torrencial con vientos fuertes se abatió sobre Buenos Aires desde el amanecer del sábado, pero la decisión de postergar el partido se demoró a la espera de que mejorara el clima y llegara a drenar el campo de juego del estadio de Boca, anfitrión de la ida.

El anuncio al público fue hecho 95 minutos antes de la hora prevista para el encuentro (20H00 GMT) por los altoparlantes de la mítica Bombonera, que ya tenía varias de sus 53.000 plazas ocupadas y donde la hinchada no cesaba de cantar bajo la tormenta.

 

SEGUÍ LEYENDO: