La Bombonera se vestirá de fiesta este sábado desde las 17 para la primera Superfinal de la Copa Libertadores entre Boca y River. Aunque no se permitirá el acceso de hinchas visitantes, el Ministerio de Seguridad programó un fuerte operativo, con más de 1000 efectivos afectados, para garantizar el normal desarrollo del espectáculo.

En ese contexto, habrá una serie de restricciones para el ingreso al estadio, cuyas puertas abrirán cuatro horas antes del inicio del juego. Por ejemplo, para el sábado, el servicio meteorológico anunció lluvias. Y, como suele suceder en los estadios argentinos, está prohibido el ingreso de paraguas. Por ende, la clave para los hinchas que no deseen mojarse será llevar un piloto, autorizado por las autoridades policiales.

Otro de los elementos que seguramente quedará en el camino en el cacheo es el encendedor. El artículo 129 del Reglamento Disciplinario de la Conmebol señala que "se encuentra prohibida la presencia y/o uso en los estadios de las siguientes personas u objetos:"

-Personas en estadio de embriaguez

-Personas bajo los efectos de sustancias priscotrópicas

-Personas con indumentaria que no permita una adecuada identificación

-Armas blancas

-Armas de fuego

-Envases de vidrio

-Iluminación láser

-Pitos (silbatos que puedan confundir a las autoridades del partido y jugadores)

-Extintores de humo de colores

-Rollos de papel

-Paraguas y/o sombrillas

-Trapos o banderas que impidan la correcta identificación de los aficionados

SEGUÍ LEYENDO: