Víctor Carrillo, en uno de los cuatro partidos que dirigió a River (Foto: NA)
Víctor Carrillo, en uno de los cuatro partidos que dirigió a River (Foto: NA)

El peruano Víctor Hugo Carrillo Casanova, de 42 años, internacional FIFA desde 2005, fue el árbitro designado para la semifinal de ida entre River Plate y Gremio. Lo asistirán sus compatriotas Jonny Bossio y Víctor Raez. Diego Haro oficiará como cuarto árbitro. En tanto, el uruguayo Leodan González será el encargado del VAR, acompañado por Esteban Ostojich y Richard Trinidad. El chileno Enrique Ossés estará como observador VAR y el colombiano José Buitrago, como asesor.

La noticia, para los Millonarios afectos a la cábala cabuleros, habrá sido recibida con beneplácito. Carrillo dirigió al conjunto de Núñez en cuatro oportunidades, siempre con triunfo de River. Fue el 26de agosto de este año (2-1 ante Emelec), el 25 de agosto de 2016 (2-1  Independiente Santa Fe), el 21 de abril de 2016 (2-1 a Trujillanos) y el 16 de octubre de 2014 (3-1 a Libertad).

Se trata sólo de una estadística, que a los efectos de la designación la Comisión de árbitros de Conmebol no tuvo incidencia. La elección habrá tenido relación con su experiencia, pero su nivel no ha estado a la altura de este tipo de encuentros.

Cuando me consultan sobre la visión técnica que puedo aportar con respecto a algún árbitro, por experiencia primero me intereso por saber quiénes juegan y por qué. River y Gremio se juegan el sueño de llegar a la final y se debe considerar al encuentro como "de alto riesgo". Y, en principio, si nos basamos en el estilo de Carrillo, las posibilidades no son las mejores.

Es un juez pragmático, contemplativo en lo disciplinario y con reiterados períodos de aciertos y errores, cuestión por la cual no fue tenido en cuenta para el Mundial de Rusia 2018. Esas depresiones lo llevan a veces a perder el control, con el consecuente peligro de que su participación termine incidiendo en el encuentro.

Lo único que lo podrá beneficiar es que los dos equipos se dediquen a jugar sin marcas pegajosas y sin jugadas conflictivas en las áreas. Esperemos que en la charla técnica, planificando su estrategia y su táctica junto con sus asesores Ossés y Buitrago, lo lleven comprender que su fortaleza tiene que ser inflexible desde el minuto cero en lo disciplinario. Eso le permitirá tener procesamientos de decisiones técnicas acertadas y estaremos ante la real posibilidad de ver un buen arbitraje.

Pero no dejemos pasar a quien nominaron a cargo de la Asistencia Arbitral por Video, el uruguayo Leodan González, un joven árbitro sin ningún tipo de experiencia para semejante responsabilidad. Lo curioso es que, debido a los inconvenientes que hemos tenido en este proceso de la apertura a la tecnología en CONMEBOL, se tuvo que hacer debutar también a una nueva figura, "el observador del VAR". ¿Será la solución?

SEGUÍ LEYENDO: