En un encuentro con un final de novela, Belgrano y Banfield igualaron 1-1 por la novena fecha de la Superliga. En el estadio Julio César Villagra de la capital cordobesa, el Pirata, que estrenóa Diego Osella como entrenador, se imponía 1-0 gracias a la conquista de Jonás Aguirre. Pero en el cuarto minuto de descuento el árbitro Fernando Espinoza sancionó que el arquero César Rigamonti superó los seis segundos de tolerancia para sacar del arco. Darío Cvitanich lo cobró rápido y cedió para Julián Carranza, quien anotó el polémico gol de la igualdad.

En un primer tiempo vibrante, influenciado por la lluvia que cayó en Córdoba capital, ambos equipos contaron con chances de gol y forzaron a las intervenciones de los arqueros. Tuvo más trabajo Rigamonti: desde el buen juego del mediocampo, encabezado por Enzo Kalinski, el conjunto de Julio Falcioni pisó el área o probó de lejos, pero no pudo quebrar la resistencia del portero local.

(@Belgrano)
(@Belgrano)

La B, en cambio, se sintió más cómodo apelando a las transiciones veloces, de contra. Y así llegó a abrir el marcador, a los 45′ de la primera etapa, con Jonás Aguirre cerrando una acción vertiginosa.

(@Belgrano)
(@Belgrano)

En la segunda etapa, empujado por la desventaja, Banfield asumió decididamente la iniciativa y, a pesar de de que le faltó lucidez en el final de las jugadas, contó con oportunidades para igualar. Las a más clara fue una pelota filtrada a Darío Cvitanich que, cara a cara con el guardameta, dominó, pero no llegó a conectar. Belgrano inquietó cuando Matías Suárez conectó con su talento. Hasta que llegó la jugada de la controversia. Y el duelo finalizó 1-1.

Estadio: Julio César Villagra.

Árbitro: Fernando Espinoza.

Seguí leyendo