Matías Biscay, Pablo Dolce y Hernán Buján, parte del equipo técnico formado por Gallardo.
Matías Biscay, Pablo Dolce y Hernán Buján, parte del equipo técnico formado por Gallardo.

A diferencia de su jefe, la mayoría de ellos puede caminar por las calles como cualquier hijo de vecino. Abonados al perfil bajo que pregona Marcelo Gallardo, los integrantes del cuerpo técnico del Muñeco se paran lejos de las luces de la fama y sus rostros son poco comunes o directamente desconocidos para los hinchas de River. Casi no se les conoce la voz públicamente, y trabajan mucho y en silencio. Al Muñeco, de fuerte personalidad, le tienen una gran lealtad no exenta de un respeto casi reverencial.

El cuerpo técnico de Gallardo se compone de nueve personas. Acá están, estos son:

Matías Biscay (44 años): es, junto a Hernán Buján, uno de los ayudantes de campo de Gallardo, a quien también acompañó en su paso como técnico de Nacional de Montevideo, donde ganaron el campeonato uruguayo 2011/12 en la primera experiencia del Muñeco como técnico. Podría decirse que es el principal colaborador porque fue el entrenador del equipo las cuatro veces que Gallardo no pudo salir al campo de juego por estar expulsado, entre ellas la final de la Copa Libertadores que River le ganó a Tigres, de Monterrey, en 2015 en el Monumental. Ve los partidos junto a Gallardo en el banco de suplentes y el DT le valora su buen ojo para los cambios y sus conocimientos sobre táctica y estrategia. Por caso, fue idea de Biscay el ingreso de Germán Pezzella para jugar de centrodelantero, por Leonardo Pisculichi, en el Superclásico que finalizó 1 a 1 en el Monumental con un gol de cabeza sobre el final del actual defensor de la Fiorentina, el 5 de octubre de 2014. Hijo del ex árbitro Juan Carlos, jugó en Primera División en River y en Huracán como marcador central. En el exterior vistió las camisetas del Lugano (1998-1999), de Suiza, y del Compostela (1999-2001) español.

Hernán Buján (43): el otro ayudante de campo de Gallardo, de quien es amigo de cuando jugaban en las divisiones inferiores de River más allá de que no compartían categoría porque el Muñeco tiene un año menos. También lo acompaña desde sus comienzos como entrenador, en Nacional de Montevideo. Cuando River actúa en el Monumental, sigue los partidos desde el palco 19 de la platea San Martín, el que le pertenece a la Secretaría Técnica, para tener una visión panorámica del juego. Desde allí se comunica con un handy con Biscay, con quien habla no más de dos o tres veces por tiempo para marcarle situaciones puntuales que observa desde allí. Al finalizar el primer tiempo baja al vestuario y allí intercambia conceptos junto a Gallardo y Biscay.

Cuando el equipo juega de visitante, también ve los encuentros desde arriba, muchas veces acompañado por Mariano Barnao, el gerente de fútbol del club, y Rodrigo Sbroglia, el asistente personal de Gallardo y hombre de confianza del plantel. Al igual que Biscay, se encarga de muchos de los trabajos de campo en los entrenamientos. Conocido como "El Pollo" en la intimidad del cuerpo técnico, llegó a River a los 6 años para jugar en la escuelita de fútbol del club e hizo todas las divisiones inferiores hasta debutar en Primera División. Pero su paso por el equipo mayor fue de los más fugaces que se recuerden: jugó apenas catorce minutos, en un partido que River perdió 2 a 0 ante Argentinos Juniors el 11 de junio de 1993, en la cancha de Vélez. El técnico era Daniel Passarella. Categoría 1974, en las Inferiores compartió equipo con Biscay y con César Zinelli, uno de los actuales preparadores físicos del plantel. También jugó en All Boys, Los Andes, Instituto de Córdoba, Talleres de Córdoba, Huracán, Monarcas, León, Olimpo, Tiro Federal, Godoy Cruz, Independiente Rivadavia, Unión de Santa Fe y Club Lemos, de España.

Pablo Dolce (45): es el preparador físico que acompaña a Gallardo desde que llegó a River a mediados de 2014. Muy respetado en el ambiente, es uno de los principales responsables de que River sea un equipo con un gran despliegue e intensidad física. Nació en Colonia Barón, un pueblito pampeano de 2.800 habitantes. Comenzó a trabajar en las divisiones inferiores de River en 2006, y entre ese mismo año y 2007 fue asistente de Alejandro Kohan en el equipo de Primera División que dirigía Passarella. Por entonces conoció a Gallardo, quien jugaba en aquel equipo hasta que en 2007 fue transferido al París Saint Germain. Luego trabajó junto a Silvio Rudman en la Segunda División de México y con Alejandro Montenegro en All Boys. En 2011, Gallardo lo llamó para que lo ayudara con el proceso de recuperación tras una grave lesión que sufrió en Nacional de Montevideo.

Gallardo posa junto a Buján (Foto: River Plate)
Gallardo posa junto a Buján (Foto: River Plate)

Conocido como "Dolcetta" en la intimidad del grupo, admite ser un obsesivo de su trabajo. En definitiva, a tono con el perfil de Gallardo. "Son fatalidades, no te hagas cargo", suele decirle el Muñeco cuando algún jugador sufre una lesión muscular y el profe se hace mala sangre. Tiene guardados bajo siete llaves los detalles físicos de sus jugadores, como por ejemplo la velocidad a la que Gonzalo Montiel, el más rápido del plantel, recorre los 100 metros. Es porque Gallardo no quiere que los técnicos rivales tengan ese tipo de referencias. Cuenta con un detalle pormenorizado de las lesiones que cada jugador del plantel sufrió en su carrera y de sus respuestas físicas, así como también de la capacidad de recuperación de cada uno entre partido y partido.

Marcelo Tulbovitz (57): uruguayo de larga experiencia en el fútbol, Gallardo lo incorporó a su staff a principios de este año. Lo conocía por haber sido su "profe" en Nacional de Montevideo y lo convocó para que se complemente con Dolce en los principales trabajos de la preparación física del plantel. Motivador nato, los días de partido suele ser protagonista por su particular modo de arengar a los jugadores. Los alienta, les grita, aplaude para intentar contagiarlos. Se caracteriza por trabajar situaciones de juego: sus entrenamientos suelen ser con pelota y es habitual que esté muy encima de los futbolistas. También se especializa en fortalecer la potencia de los jugadores, a partir de su experiencia inicial con equipos de rugby. Trabajó en ocho clubes uruguayos (Progreso, Nacional, El Tanque Sisley, Racing, Fénix, Juventud, Defensor Sporting y River Plate), en los seleccionados de Costa Rica y El Salvador, y en la Universidad de Chile, entre otros clubes del continente.

Diego Gamalero (40): recomendado por Dolce, se sumó al grupo de colaboradores este año, junto a Tulbovitz, aunque él no es uruguayo sino argentino y de un perfil también bajísimo. En una conferencia de prensa en la que Gallardo confirmó su continuidad en River luego de que se generaran dudas al respecto, el Muñeco se olvidó su nombre al anunciar su incorporación y la de Tulbovitz a su staff. En Argentina había trabajado en dos equipos del Ascenso: Deportivo Merlo y Juventud Unida. Y en el exterior estuvo en Real Mamore, de Bolivia, y en dos clubes peruanos: Cienciano y Comerciantes Unidos. Dolce lo conocía por haber trabajado juntos seis años en el gimnasio Fisio Sport, donde formaron parte del grupo de trabajo del reconocido doctor Néstor Lentini.

Sandra Rossi (52): la única mujer que acompaña al Muñeco entre sus colaboradores. Es la especialista en neurociencia del plantel y Gallardo valora enormemente su trabajo. Médica especializada en Medicina del Deporte, entrena –entre otras cosas- la visión periférica de los futbolistas y la velocidad de reacción. No entra al vestuario salvo para participar de alguna foto colectiva luego de alguna victoria importante y acompaña al plantel en todos los viajes, ya sea para realizar una pretemporada o para jugar un partido.

Alberto Montes (60): apodado "Tato", Gallardo lo heredó de la gestión de Ramón Díaz y cuando asumió como técnico, le dio continuidad como el entrenador de arqueros del plantel. Supo formar parte de las divisiones inferiores de River y, desde la llegada de Gallardo, fue el encargado de trabajar con Marcelo Barovero, Julio Chiarini, Augusto Batalla, Germán Lux, Enrique Bologna, Franco Armani y Franco Petroli, los arqueros que tuvo el ex enlace en su plantel. Los exige debajo de los tres palos, con muchos ejercicios donde busca reflejos y capacidad de reacción de parte de sus arqueros, y también para que pulan su técnica en el juego con los pies y en los saques largos desde el arco.

César Zinelli (42): es otro de los que acompaña a Gallardo desde el comienzo de su era en River. Comenzó siendo ladero de Dolce en la preparación física del plantel y hoy se dedica a analizar a los rivales. Trabaja mucho en conjunto con Nahuel Hidalgo, videoanalista del plantel, y le acerca informes a Gallardo de cada uno de los adversarios de River. Ex arquero de las divisiones inferiores del club de Núñez, llegó a atajar en los equipos principales de All Boys, Morón, Platense y Colegiales, entre otros clubes. Cuando el plantel viaja a jugar al exterior o interior del país, suele quedarse en Buenos Aires para comandar los entrenamientos de los futbolistas que no fueron convocados para ese partido. En enero de este año fue noticia al viralizarse un video que lo tuvo como protagonista central: en un viaje en micro durante la pretemporada en Miami, agarró el micrófono y cantó "Ji Ji Ji", uno de los clásicos de Los Redonditos de Ricota.

Nahuel Hidalgo (27): cuando llegó a River, Gallardo no contaba con un videoanalista. En esa tarea comenzó Gabriel Gómez Stradi, quien hoy trabaja con la Reserva y también en el armado de los informes sobre los rivales a los que enfrentará el equipo de Primera División. Hidalgo es el encargado de filmar todos los entrenamientos y partidos del equipo. En el Monumental, filma los encuentros desde la Belgrano Alta, tomando todo el plano de la cancha, no solo donde está la pelota. Las imágenes bajan en tiempo real a la tablet que tiene Buján en el palco y un software les permite ver estadísticas de las pelotas recuperadas y perdidas, repetir jugadas, hacer seguimientos de todos los jugadores; en fin, repasar cualquier detalle.

Además, en el cuerpo médico trabajan los doctores Pedro Hansing y Santiago Spinetta, el psicólogo Pablo Nigro y cinco kinesiólogos: Jorge Bombicino (amigo y uno de los principales hombres de confianza de Gallardo), Enrique Confalonieri, Gastón Pandiani, Marcos Loyarte y Franco Bombicino (hoy de licencia). También hay un nutricionista (Marcelo Pudelka), un masajista (Marcelo Sapienza), un jefe de prensa del plantel (Matías Ghirlanda), tres utileros (Raúl Quiroga, Manuel Tula y Ariel Scarpelli) y dos encargados de la seguridad del plantel (Luis Valla y Diego Moreno).

SEGUÍ LEYENDO: