El equipo de Gallardo afronta duelos trascendentales en el semestre (AFP)
El equipo de Gallardo afronta duelos trascendentales en el semestre (AFP)

En sus rostros no se percibe tensión ni mucho menos preocupación. Cada vez que llegan a un estadio para ver un partido complejo de su equipo como visitante, los dirigentes de River parecen despojados de temores, casi como si fueran a algún lugar a compartir una grata reunión. Se los suele notar sonrientes y hasta relajados. Solo ellos saben si el proceso nervioso va por dentro, o si realmente confían tanto en el equipo que aguardan los grandes partidos en ese modo zen que, a decir verdad, tiene una razón de ser: el éxito del ciclo de Marcelo Gallardo, con cinco títulos internacionales y tres nacionales. Para ir el domingo a la Bombonera, por caso, a River lo rodea un halo de confianza con un anclaje inequívoco: lo difícil de quebrar que se volvió el equipo. La última caída fue el 14 de febrero, ante Vélez en Liniers, por la anterior Superliga. Desde entonces, River jugó 28 partidos oficiales, de los cuales ganó 17 y empató once.

A caballo de esa racha positiva, está a tres encuentros de igualar la mayor racha invicta del club en la historia, que data de 2014: un total de 31 partidos, 8 con Ramón Díaz y 23 con Gallardo. Por lo pronto, esta serie invicta es la mayor en la historia del club lograda por un solo entrenador.

Hay un dato que de alguna manera explica la condición de imbatible que River ostenta casi desde principios de año: le anotaron apenas cuatro goles en los últimos 22 partidos oficiales, es decir uno cada cinco encuentros y medio.

Gallardo definirá sobre la hora la formación para visitar a Boca (Foto Baires)
Gallardo definirá sobre la hora la formación para visitar a Boca (Foto Baires)

La defensa titular está cada vez más consolidada, con dos centrales experimentados como Jonatan Maidana y Javier Pinola, un lateral derecho de mucho futuro y auspicioso presente como Gonzalo Montiel y un "tres" que dejó atrás sus bajos rendimientos anteriores y muestra un nivel creciente de juego.

Pero River parece tener un súper héroe en el arco: Franco Armani está atajando como para desmentir con fuerza a quienes afirman que el Mundial de Rusia le quedó grande. Mantuvo su arco en cero en 19 de los 30 partidos que jugó y solamente sufrió dos derrotas desde que llegó al club: frente a Lanús y Vélez, ambas por 1 a 0 y en condición de visitante.

El domingo, River irá a la Bombonera a tratar de repetir la victoria que consiguió en el último Superclásico jugado allí, el 14 de mayo del año pasado: el 3 a 1 por la Superliga anterior.

Llegará confiado en su poderío, pero sabiendo también que el miércoles Independiente le generó varias situaciones claras de gol por la Copa Libertadores y que entre Armani y los palos zafó de que le convirtieran. Ante su clásico rival, también tendrá el desafío de mostrarse granítico contra el ataque acaso más temible de la Argentina.

SEGUÍ LEYENDO