La pegada de Lionel Messi se encuentra en estado de gracia: contra el PSV, en el debut de Barcelona en la Champions League, anotó tres goles, uno de ellos, gracias a un tiro libre inatajable. Más allá del último antecedente, sirve como ejemplo su faena con la pelota quieta: 42.

El delantero rosarino, de 31 años, participó de un desafío en el entrenamiento el Blaugrana: el cuerpo técnico que encabeza Ernesto Valverde le puso dos bolsas de redes en los ángulos superiores e inferiores de un arco e instó a los futbolistas a que acertaran el balón en los blancos.

La batalla, que fue publicada por Barcelona en sus redes sociales, se desarrolló a dos rounds. Así, fueron pasando su socio Jordi Alba, Lenglet, Semedo, Riqui Puig, Denis Suárez y Rafinha, con suerte dispar. ¿Y quién fue el que acertó en los dos intentos? Sí, Messi.

La zurda dirigió el balón primero al ángulo superior derecho y luego a la "ratonera", abajo, junto al mismo palo. Y se quedó con el desafío. Porque la pegada de Messi nunca descansa. Ni en los entrenamientos.

SEGUÍ LEYENDO: