El partido entre Boca y Argentinos Juniors disputado en La Paternal tuvo un momento de polémica cuando apenas se disputaba el primer cuarto de hora. Si bien fue un claro penal en favor del visitante, el árbitro Andrés Merlos consideró que no debía sancionarlo.

Cuando el encuentro rozaba los 15 minutos, el colombiano Sebastián Villa desbordó por el sector derecho del campo de juego y trató de sacar un centro con la intención de lograr una conexión con alguno de los tres compañeros que estaba ya llegando al área chica.

El defensor Kevin Mac Allister metió su mano derecha con la obvia intención de evitar que el balón llegue a destino y desvió el tiro.

Merlos, quizás tapado por el cuerpo de Gastón Bojanich, decidió no cobrar el claro penal para el equipo de Guillermo Barros Schelotto.

Apenas 10 minutos más tarde, Carlos Izquierdoz abrió el marcador con un cabezazo tras un centro de Edwin Cardona.

Seguí leyendo: