Guillermo Barrros Schelotto le da indicaciones al cmerunés en la ribera (Foto: José Romero)
Guillermo Barrros Schelotto le da indicaciones al cmerunés en la ribera (Foto: José Romero)

Christian Mayo, mediocampista camerunés de la Reserva de Boca, era señalado como una de las promesas más importantes de esa categoría. A los 19 años había sido parte de la pretemporada del Xeneize en Estados Unidos pero un imprevisto cortó su carrera: los estudios médicos arrojaron una condición cardíaca que es incompatible con la práctica profesional del deporte y, así, Mayo debió no tuvo más que abandonar el fútbol.

En el club le ofrecieron continuar ligado a la institución en alguna otra función, pero Mayo decidió volver a su país. Con 1,86 metros de altura, el chico arribó al club de la ribera a mediados de 2016, sin saber una palabra en español, con la intención de jugar en uno de los equipos más grandes del continente.

A modo de despedida, en su último día en la institución, dejó una carta que publicó el dirigente Marcelo London en las redes sociales. Y generó una profunda emoción en el universo boquense. "Hola chicos, hoy me tocó vivir una situación re fea, pero para mí es una etapa, Dios está en mi camino", prologó su sentido mensaje.

"Perdón por irme así, no es lo que quería. Tampoco quería un asado de despedida porque es un descanso y nos vamos a ver muy pronto. Quiero agradecerles a todos por todo lo que me aportaron no únicamente en el fútbol; en la vida también. Gracias al club: intentaron mil maneras, pero no se podía hacer nada. Hoy me voy feliz porque viví cosas muy buenas en este club y me sentía en familia", continuó.

"Chicos, hay que seguir y aprovechar cada momento que nos regala la vida. El fútbol es lo más lindo que hay. Gracias a los dirigentes, al cuerpo técnico y a ustedes, chicos, los voy a extrañar mucho. Dios los bendiga", concluyó el mensaje que caló hondo entre los juveniles y en el plantel profesional del Xeneize.

SEGUÍ LEYENDO: