En la previa del trascendental duelo de vuelta ante River por los octavos de final de la Copa Libertadores, Racing dio una muestra de carácter y se impuso por 3-0 ante Patronato en Paraná en condición de visitante. La victoria en el partido de la tercera fecha les permite a los de Eduardo Coudet ser líderes de la Superliga.

La primera parte tuvo un desarrollo atractivo. El equipo del "Chacho" Coudet fue algo más que su rival y se fue al descanso con una merecida ventaja. La primera llegada del encuentro, sin embargo, fue para Patronato. A los cinco minutos, Nicolás Royón contó con un mano a mano que contuvo el arquero Gabriel Arias. En la respuesta, Ricardo Centurión mandó un centro que se cerró y que Jonatan Cristaldo no llegó a empujar por el segundo palo.

"La Academia" comenzó a merodear la apertura del marcador sobre los 16', con un tiro libre de Guillermo "Pol" Fernández que se estrelló en el ángulo. Pero el ex Boca y Godoy Cruz iba a tener revancha a los 29': sacó un remate a colocar por lo bajo desde la medialuna y dispuso el 1-0 para la visita.

Las emociones iban a repetirse en los minutos finales de la etapa. El arquero Arias se lució con una gran tapada ante un disparo de media distancia de Gabriel Carabajal, que hubiera significado el empate para los locales. Pero, sobre los 38', Racing estuvo cerca de estirar la diferencia en una acción en la que, increíblemente, Augusto Solari definió por encima del travesño cuando tenía todo el arco a su disposición.

Racing dio un golpe psicológico en el comienzo del complemento. Sobre los 3', Bruno Urribarri cometió una mano en el área y el árbitro Fernando Espinoza sancionó el penal. Ricardo Centurión se paró desde los doce pasos y, con un certero remate, sentenció el 2-0.

Patronato parecía vencido antes de tiempo y "La Academia" lo aprovechó. Sobre los 25', tras una contra letal, Maximiliano Cuadra marcó el 3-0 y selló la goleada.

Racing suma siete puntos en el torneo, está invicto y es el único líder del certamen. Patronato es la contracara: aún no ganó en el certamen, tiene sola una unidad y está muy comprometido en la tabla del descenso, donde ocupa uno de los puestos de pérdida de categoría.

Estadio: Presbítero Bartolomé Grella.
Árbitro: Fernando Espinoza.