Boca venció a Libertad por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. Ganó 2 a 0 gracias a los tantos de Ramón Ábila y Mauro Zárate. Sin embargo, la polémica se disparó por la acción previa al primer tanto por la mano de Paolo Goltz.

Si bien en el gol de "Wanchope" existe una mano, la realidad es que no tiene identidad de deliberada. La decisión del árbitro brasileño Wilton Pereira Sampaio estuvo correcta.

Aunque el contacto existe de la mano, a los fines reglamentarios el árbitro acertadamente no la considera intencional. La pelota busca la mano y lo sorprende a Paolo Goltz, por eso no es deliberada.

SEGUÍ LEYENDO: