La “Doce” en el restaurant de Comodoro Rivadavia donde se desarrolló el evento
La “Doce” en el restaurant de Comodoro Rivadavia donde se desarrolló el evento

Comodoro y Comodoro. De esas dos paralelas se alimenta hoy la vida de Rafael Di Zeo, el líder de La Doce. Una de esas líneas le acaricia el ego: el jefe de la barra brava de Boca estuvo como rock star en Comodoro Rivadavia; primero se habría reunido con sindicalistas de la zona y después, por la noche, encabezó una cena show en su honor cuyo cubierto se vendía como 'vení a conocer anécdotas del Rafa, sacate una foto y te llevas un autógrafo'. Todo por módicos 500 pesos.

La velada se llevó a cabo en el restaurante Buenas Costumbres, uno de los más populares de la ciudad patagónica, que fue cerrado para el evento, que contó con 80 cubiertos sold out. Los comensales, casi como si estuvieran frente a Palermo o Riquelme, se desvivían por una historia o una imagen junto al Rafa, que cual experto en stand up repetía una y mil veces cómo fue tal pelea o tal reunión con los futbolistas. Casi que no le dejaban probar el tostón de campo con verduras grilladas y salsa agrioli que se sirvió de entrada, ni saborear el bife de chorizo grillado con papas panaderas que, como contó uno de los mozos a Infobae, en realidad son papas con cebolla "pero el chef siempre les pone un nombre raro".

Di Zeo, locuaz como siempre, aceptó tomarse todas las instantáneas pedidas. Su buen humor quizá venía precedido de las charlas que había tenido con representantes de los gremios Uocra y Petroleros, que en más de una oportunidad han sabido aprovechar "mano de obra de Buenos Aires". Y mientras el vino hacía de las suyas y llegaba el postre, el local, todo adornado con los colores azul y oro, iba tomando cada vez más temperatura, y alcanzaría su clímax con el artista local Charly Amado, quien intepretó todas las canciones de cancha para transformar al restaurante en una sucursal de La Bombonera.

¿Quién organizó la movida? El corredor de picadas Juan Carlos Lagoa, oriundo de la ciudad y amigo de Di Zeo. "Rafa es sinónimo de Boca y hay un montón de gente que no puede llegarse hasta Buenos Aires a escuchar sus anécdotas o sacarse una foto. Entonces me pareció interesante traerlo. Y se llenó. Por eso estoy viendo de organizar otra para la gente que se quedó afuera. Es una celebridad. Como líder de la barra de Boca todos quieren estar con él. Hasta los presidentes", aseguró Lagoa en la FM 100.1 de la ciudad. Infobae intentó contactarlo para abundar en precisiones, pero el piloto optó por el silencio.

El que sí habló con este medio horas antes del evento fue Di Zeo. "Yo acá no vengo por un negocio. Me invitaron, me pagan todo para mí y mis amigos, pero no me llevo un sope. ¿Qué si hablé con sindicalistas? Yo hablo con todos, firmo autógrafos a cada paso, esto es así, si no te gusta es tu problema. Yo soy Boca", aseguró y, antes de cortar, agregó que sólo viajó con dos personas, sus históricos laderos Roberto Tyson Ibáñez y Fabián Topadora Kruger, aunque Lagoa había asegurado que llegó con otros siete barras.

Y la foto refleja que Di Zeo mintió: no sólo llegó con más secuaces, sino que cuando el reportero de Infobae quiso sacar imágenes del evento nocturno, los barras Mariano Mantarro, alias Manija, Sebastián Maciel, alias Esqueletor, y Topadora Kruger, todos con derecho de admisión, lo empujaron hasta la esquina y le recordaron que no se responsabilizaban por su salud si tomaba una imagen de lo que sucedía en el lugar. Demasiado secreto para ser sólo un evento "cultural". Cabe recordar que el juez Marcelo Martínez de Giorgi investiga si el titular del sindicato de Comercio, Armando Cavalieri, contrató a la barra de Boca como su fuerza de choque para las elecciones del gremio, algo que Di Zeo también niega.

Di Zeo con el artista local que hizo covers de las canciones de “La Doce”
Di Zeo con el artista local que hizo covers de las canciones de “La Doce”

El líder de la barra y sus acólitos se alojaron en el hotel Lucania Palazzo, uno de los más lujosos de la ciudad, donde la habitación se paga 3500 pesos la noche. El pasaje ida y vuelta a Comodoro para estas fechas, justo en vacaciones de invierno, cotiza a 7000 pesos per cápita. Y los barras estuvieron tres días, porque recién salen hoy por la noche. Una inversión nada desdeñable.

¿El club estaba al tanto de esta actividad? Di Zeo lo niega y se ríe, pero Lagoa asegura que la venta de las tarjetas para la cena corrió por cuenta de las peñas. Una de ellas, Comodoro es de Boca, que desde hace dos años ya no es la oficial, se despega por completo del tema. "Nosotros no tenemos nada que ver. Nuestra peña trajo a Battaglia en mayo, no a Di Zeo ahora. De hecho, yo no voy a estar ahí", le dijo su presidente, Juan Cedrón, a Infobae. La otra peña, la bendecida por la institución, Boca es Pueblo, prefirió el silencio. Ariel, quien aparece en la página web como uno de sus encargados, atendió amablemente a este cronista, pero apenas supo para donde viraba la charla, empezó a no escuchar, cortó, y ya no atendió más.

El otro Comodoro de la historia, claro, es el que le trae problemas a Di Zeo. Porque en simultáneo se conocieron tres malas noticias judiciales para él. Por un lado fue elevada a juicio la causa que tiene por encubrimiento de un secuestrador, cuya suerte la definirá el Tribunal Federal 8. Por otro, la Cámara Federal le denegó el recurso de amparo para volver a la cancha y ahora recurrirá en queja a la Corte contra el derecho de admisión impuesto por el Estado. Y por último, el fiscal Santiago Vismara solicitó que se eleve a juicio su imputación como instigador a cometer dos homicidios en la guerra interna de la barra de Boca, cuya pena de prisión, en caso de ser encontrado culpable es, perpetua.

"Las tres causas no tienen ningún fundamento. Lo acusan de encubrir a un presunto secuestrador (Maximiliano Oetinger, miembro también de la barra) porque éste se fugó de un operativo policial que se había montado para agarrarlo después de un partido, escondido en medio de La Doce. La barra siempre sale toda junta y Di Zeo no sabía que lo estaban buscando. Sino, que acusen a los 500 que ese día iban bajando juntos por La Bombonera. En el caso del derecho de admisión, es inconstitucional, porque el Estado no puede modificar por decreto una ley penal y nada le permite ejercer esa facultad. Podría prohibirle la entrada el propio club, pero éste no lo ha hecho. Y si para Boca no es peligroso, ¿cómo el Gobierno se arroga ese derecho? Y la causa por el doble homicidio no tiene ni pies ni cabeza. Di Zeo no estaba presente en esa batalla (NdR: 21/7/13) y lo vamos a demostrar. Dicen que estaba oculto detrás de un casco de moto dando órdenes, pero la pericia ya lo desmintió. Y que su celular impacta en la zona del hecho, y ya se explicó que alguna vez lo había utilizado, pero no era de él para esa fecha. En el juicio se cae todo", dice su abogado, José Monteleone.

Claro que el fiscal piensa distinto. Y mientras Di Zeo disfruta de un Comodoro, hay otro que lo espera de pie. Y que quiere hacerse un banquete diferente a la cena show en la Patagonia.

SEGUÍ LEYENDO: