Ginóbili se tomará unas vacaciones y, a juzgar por la historia, en julio podría dar a conocer qué hará con su futuro (AFP)
Ginóbili se tomará unas vacaciones y, a juzgar por la historia, en julio podría dar a conocer qué hará con su futuro (AFP)

Todavía faltan dos meses. Quizás algunos días más que eso. El análisis del pasado deja una conclusión excluyente: julio es el mes que elige Emanuel Ginóbili para dar a conocer qué hará de su futuro profesional en el básquet. Así fue en 2015, se repitió en 2016 y volvió a hacerlo en el 2017. ¿Por qué se modificaría en el 2018?

El mecanismo elegido para dar a conocer las noticias sobre sus pasos a seguir durante las últimas temporadas fueron las redes sociales. En dos ocasiones optó por publicar un breve contenido en su cuenta oficial de Twitter y en la oportunidad restante utilizó su blog.

Ginóbili disputó en las últimas horas el último partido de la temporada con los San Antonio Spurs en la derrota contra los Golden State Warriors (99-91) que marcó el cierre de la serie por 4-1 para los de Oakland.

Manu recibió elogios y saludos. Tras el partido, el deportista argentino que cumplirá 41 años el próximo 28 de julio dejó asentados los –ya típicos– pasos a seguir luego de culminar la temporada: "Probablemente espere uno o dos meses para tomar la decisión. Voy a pensar bien en mi futuro".

“Quiero hacer un poco de vida familiar”, dijo Ginóbili tras la derrota con Golden State (@Spurs)
“Quiero hacer un poco de vida familiar”, dijo Ginóbili tras la derrota con Golden State (@Spurs)

Lo que vendrá será fundamental para ver si su cuerpo le pide otro año más de adrenalina o si finalmente se entrega al calor familiar por completo: "Quiero hacer un poco de vida familiar. Dormir en mi cama por un par de semanas. Pasar más tiempo con los chicos, que durante el año lo podés hacer, pero sobre el final, cuando tenés que ajustar un poquito más, no estuve tan presente como en los primeros meses de competencia".

Habitualmente, Ginóbili arma las valijas y emprende unas extensas vacaciones en compañía de su esposa Marianela Oroño y sus tres hijos, Dante, Luca y Nicola. Allí es donde todo se define. En ese hermético espacio lleva a cabo la reflexión necesaria para ver qué hará.

Apenas culminó el duelo con los Warriors, el argentino calificó como "positiva" la temporada y dejó en claro que quedó conforme con su estado físico, más allá de la alta exigencia que siempre expone: "Físicamente estuve aceptable. Me pongo un seis, siendo optimista. Había tenido una gran temporada, me sentí muy bien durante todo el año. Sobre el final se me hizo un poco más complicado pero nada grave".

“Manu” en compañía de su esposa y sus hijos
“Manu” en compañía de su esposa y sus hijos

En agosto del año pasado, tras confirmar un mes antes que continuaría en la NBA, firmó contrato con los Spurs por dos temporadas. Es decir, su vínculo le daría el espacio legal para seguir. Si bien se desconocen los detalles de ese acuerdo, no sería un problema conseguir un sitio en la franquicia de Texas por 17ª temporada consecutiva.

Si en su interior toma la decisión de continuar, no estará todo el trabajo hecho: faltará la charla franca con Gregg Popovich. En los últimos días el head coach de los Spurs sufrió la pérdida de su esposa y Manu mostró su apoyo. Sin embargo, hay que agregar otro detalle más que jugará en esto: Popovich empezará la parte más compleja de su mandato al frente de la selección nacional de básquet de Estados Unidos. ¿Seguirá en los Spurs? En tal caso, deberán dialogar para compartir opiniones.

El diálogo con Popovich será fundamental (Foto: Getty)
El diálogo con Popovich será fundamental (Foto: Getty)

Teniendo en cuenta todos esos factores, sería apresurado realizar un análisis sobre la determinación que expulsará Manu en julio, si sostiene su fórmula de los últimos años. "No tengo ningún interés en pensar en la próxima temporada. Ahora estoy pasando una especie de mini luto que tenemos todos cuando termina la temporada y uno pierde un partido así", aclaró en las últimas horas.

Cada vez que las consultas sobre el próximo año aparecieron sobre la mesa, el argentino escogió el humor para evadirlas o advirtió que es un tema que no se toca ni en la familia. Habrá que armarse de paciencia y esperar por su mensaje, tal vez en Twitter, dando los detalles.

En caso de tomar la determinación de seguir en las canchas, otro récord lo aguarda: estará entre los 10 jugadores más veteranos en la historia de la NBA, ya que para octubre –fecha de inicio de la nueva temporada– tendrá 41 años y 60 días, lo que lo ubicará en la novena colocación superando a John Stockton (se retiró en 2003 con 41 años y 35 días).

Ginóbili con el “veterano” Carter, que anunció que seguirá la próxima temporada (AFP)
Ginóbili con el “veterano” Carter, que anunció que seguirá la próxima temporada (AFP)

Por lo pronto, su "colega" Vince Carter (cumplió 41 años en enero) anunció que seguirá en la 2018/19 y no le permitirá ser el jugador más longevo de la NBA en actividad.

"Pueden seguir preguntándome y voy a continuar diciendo que no sé lo que voy a hacer", repitió Ginóbili ante la insistencia periodística. "Si hay próxima temporada, con tiempo se pensará en ello", agregó.

Sus estadísticas en este año se cerraron con 65 partidos jugados, un promedio de 21,4 minutos en cancha, 9 puntos por duelo y 3,2 en asistencias.

Seguí leyendo: