Faltaban 8 minutos para el final y el Barcelona ganaba 2 a 1 con diez hombres. Los tantos de Dembelé y Paulinho le permitían al Culé sumar otra victoria para acercarse al título, pero en las instancias decisivas, el Celta de Vigo rescató un empate de manera irregular.

Iago Aspas, una de las figuras de la noche gallega capitalizó el error de Ter Stegen cuando nadie se lo esperaba. El hombre de la selección ibérica capturó un rebote del alemán y festejó el 2 a 2 con euforia. Sin embargo, la acción debió ser anulada por una mano del atacante que el árbitro David Fernández ignoró.

Los simpatizantes catalanes le adjudican la igualdad al colegiado, que había expulsado (de forma correcta) a Sergi Roberto por una clara infracción sobre el propio Aspas. El mal llamado último recurso significó la roja para el defensor que dejó a su equipo debilitado.

Con el punto los de Valverde llegaron a las 83 unidades para mantenerse en la cima de la Liga en forma invicta. En tanto, los de Vigo suman 44 y sueñan con la clasificación a la Europa League del próximo año.

Seguí leyendo