La pelea entre el argentino Fernando Saucedo y el local Emmanuel Tagoe en el Bukom Boxing Arena de Ghana terminó en un auténtico escándalo a raíz de la inesperada decisión del árbitro de decretar la derrota del sudamericano luego de que su rival lo golpeara en reiteradas ocasiones por la espalda.

El púgil nacido en Florencio Varela perseguía el sueño de alzar el cinturón de campeón ligero de la IBO (Organización Internacional de Boxeo), pero la decisión del juez ghanés Roger Barnor generó hasta el repudio de los propios fanáticos que estaban en el recinto siguiendo el combate estelar.

Saucedo, de 36 años y con un récord de 61 victorias, 3 empates y 7 derrotas, llegó hasta África con la intención de alzar una nueva corona y se topó con el accionar de un juez que salteó una regla básica del boxeo: la prohibición de golpear en la nuca.

Todo se desarrolló en el décimo round, cuando todavía faltaban dos minutos para alcanzar el final de esa ronda. Saucedo arrinconó a Tagoe, pero el africano logró escapar con algunos jabs de reconocimiento de distancia.

Cuando el argentino descuidó su guardia, el propietario del cinturón aprovechó para golpearlo tres veces por la espalda. El último ya cuando el retador se sostenía de las sogas.

Barnor comenzó la cuenta mientras el sudamericano aseguraba estar en condiciones de continuar pero se quejaba por los golpes ilegales. Rápidamente, alzó sus dos manos en señal de finalizar el combate generando el repudio de los hinchas.

Tagoe sostuvo el título con esta determinación polémica y ratificó su invicto en el historial: 28 triunfos –14 antes de la campana– seguidos tras afrontar su única derrota en el debut oficial.

Horas después del combate que se celebró el último fin de semana y significó la primera defensa del título del ghanés de 31 años, Barnor ensayó una justificación de su decisión: "Tagoe nunca lo golpeó ilegalmente. Saucedo le dio la oportunidad de golpearlo. Si le das la espalda intencionalmente a tu oponente, ¿qué esperas que haga?".

En el sitio local Boxing Ghana, criticó el accionar del equipo de trabajo del argentino y señaló: "Recibió dos golpes de calidad en la mejilla, no en la parte posterior de la cabeza como afirmó. Se relajó contra las cuerdas y Tagoe intentó terminar la pelea allí porque estaba tratando de sacar provecho de los dos primeros golpes que hicieron mella en Saucedo". Finalmente, reconoció que el combate fue uno de los "más difíciles" que debió controlar.

LEA MÁS: