(Getty Images)
(Getty Images)

Corría el año 2009 cuando el Real Madrid dio uno de los golpes del mercado: la contratación de Cristiano Ronaldo, que se transformaría en uno de los jugadores más importantes del mundo y de la historia del club. El portugués venía de ganar la Premier, la Champions League y el Mundial de Clubes de la mano de Carlos Tevez en Manchester United. Y por él fue su primer enojo.

El montenegrino Predrag Mijatovic, quien en ese entonces era director deportivo de la entidad madrileña, tenía acordado el arribo del Apache, incluso antes de que CR7 pusiera su firma en las oficinas de la Casablanca. Sin embargo, el presidente Ramón Calderón había renunciado hacía meses por un escándalo interno en la institución y Florentino Pérez, la nueva máxima autoridad, frenó el fichaje del argentino.

(Getty Images)
(Getty Images)

En lugar de comprar al actual delantero de Boca, que finalmente acordó su llegada al Manchester City, Florentino optó por el francés Karim Benzema, una joven promesa que venía del Olympique de Lyon francés. Y eso desencadenó en el primer malestar de Cristiano con el directivo merengue, ya que tenía una excelente relación con el argentino, su compinche en el ataque de los Diablos Rojos.

La información divulgada por el sitio Bernabéu digital trasciende en el momento más crítico de la relación Ronaldo-Pérez y mientras se habla del posible alejamiento del luso para darle paso al brasileño Neymar.

(Getty Images)
(Getty Images)

"En Manchester pasamos años bellos y positivos, jugando bien y ganando tanto. Lo quiero mucho y si tengo que elegir un jugador de la Juve para llevarme, lo elijo a él, por nuestra amistad", declaró años más tarde Cristiano sobre Tevez, en vísperas de un duelo entre el Real Madrid y la Juventus por la Champions League. Una historia que no pudo ser.

LEA MÁS: