Todos los ojos lo siguieron durante la victoria de River frente a Unión. No era para menos: después de la catarata de críticas que venían acumulando Germán Lux y Augusto Batalla, en medio de los rumores que indican que el "Millonario" busca arquero, con nombres propios en danza (Marcelo Barovero y Franco Armani, entre otros), Enrique Bologna se puso los guantes en la tarde-noche del Monumental. Y, si bien no fue llamado a la acción con mucha continuidad, cuando le tocó participar, respondió, con un par de atajadas firmes y, excepto un rebote largo en la primera etapa, sensación de tranquilidad y aplomo.

El arquero ex Banfield, Gimnasia y, casualmente, Unión, redondeó un interesante encuentro, con una aparición más trascendente: A los 4 minutos de la segunda etapa, Franco Soldano, delantero del "Tatengue" empalmó de aire un derechazo y Bologna repelió el remate. Luego, a los 32 minutos, sacó al córner un cabezazo que no llevaba demasiado peligro; pero con su actitud habló: no se complicó.

También sufrió a los 15 minutos del complemento: un rechazo fallido de Pinola dio en el palo, pero la suerte estuvo de su lado. el encuentro concluyó con el Monumental aplaudiendo su encuentro. ¿Habrá avanzado algunos casilleros de cara a la pelea por el arco en la final de la Copa Argentina ante Atlético Tucumán? "Yo trabajo para responder cuando me toque. Me siento totalmente capacitado para ser el arquero de River, si no no estaría acá", dijo, apenas finalizó el partido.

Marcelo Gallardo lo respaldó. "Posiblemente vuelva a atajar el domingo", señaló, casi entregándole las llaves de la valla. Contra Newell's, entonces, Bologna tendrá bis.

LEA MÁS: